Contacto
 Mi cuenta

Carta Natal online

Herramientas y recursos para el cálculo de la carta natal
Artículos de astrología » Introducción a la Astrocartografía

Introducción a la Astrocartografía

POR José Royo

(Puedes ver una versión actualizada de este artículo en la página web del autor)

La astrocartografía es una especialidad que analiza la influencia de los planetas en diferentes puntos de la Tierra en base al mapa astrocartográfico, una proyección de la carta astral sobre un plano terráqueo.

Cuando obtuve mi mapa astrocartográfico pude observar cómo algunas de las líneas de dicho mapa pasaban por lugares que eran o habían sido significativos en mi vida. Ello me incitó a averiguar cuales eran los principios básicos de esta técnica, que plantea interesantes interrogantes y reflexiones acerca de las ubicaciones geográficas que elegimos a lo largo de nuestra vida y sobre cómo estas ubicaciones influyen en nuestro desarrollo.

En la actualidad no existe bibliografía en español y la información en este idioma se limita a algunos artículos diseminados, es por ello que me parece adecuado compartir algunos conceptos básicos de esta especialidad astrológica. A modo ilustrativo también comentaré mi propio mapa astrocartográfico refiriéndome a las experiencias personales que tuvieron lugar en diferentes coordenadas. Aunque la astrocartografía no es mi especialidad, mi intención es que este artículo pueda ser de utilidad para el astrólogo profesional o el estudiante avanzado que desconoce esta técnica y desea realizar sus primeras observaciones al respecto.

Conceptos tradicionales y situación actual

La astrología tradicional atribuye regencias zodiacales a diferentes regiones, países o ciudades, en base a factores socio-culturales, orográficos, u otros. La tradición también hace referencia a ciertos principios relativos a la ubicación más aconsejable para vivir, o las direcciones más propicias para viajar. Una muestra la tenemos en el Manual Práctico de Astrología de Georges Antarès donde puede leerse:

"Según la tradición, los viajes más provechosos serían los emprendidos en la dirección de los benéficos o del planeta más importante del tema, sobre todo si se trata de Júpiter, Venus, Sol y Luna (indicados en el orden de importancia). Para determinar esta dirección, se considera que el Ascendente indica el Este, el M.C. el Sur, el Nadir el Norte, el Descendente el Oeste."

El resto de las direcciones se deducen de los cuatro puntos cardinales, tal y como puede verse a continuación:

CASAS ANGULARES
  • Asc.y Casa 1.............. Este
  • DS. y Casa 7.............. Oeste
  • FC y Casa 4............... Norte
  • MC y Casa 10............. Sur
CASAS SUCEDENTES
  • Casa 2....................... NE
  • Casa 5....................... NO
  • Casa 8....................... SO
  • Casa 11..................... SE
CASAS CADENTES
  • Casa 3...................... NNE
  • Casa 6...................... ONO
  • Casa 9...................... SSO
  • Casa 12.................... ESE

Algunas fuentes también añaden que la posición por casa del regente del Ascendente, señala hacia donde la persona va a dirigirse inconscientemente. Por ejemplo, si en un tema natal el regente del Ascendente es Júpiter y se encuentra en la Casa 4, el nativo tendría tendencia a desplazarse hacia el Norte.

Más adelante, en la misma obra citada, Antarès dice: 

"La naturaleza del signo en la cúspide de IV puede servir de indicación para la elección de una residencia adecuada y en lo referente a su situación y orientación si, evidentemente, en este signo hay benéficos o está gobernado por ellos. Si un signo cardinal está en la cúspide hay que escoger una vivienda en una esquina, o aislada pero alta y muy visible (Aries, fachada orientada hacia el Este; Libra, Oeste; Cáncer, Norte y Capricornio, Sur). Si es un signo fijo, escoger una casa en un terreno llano o situado en medio de una calle (orientación de la fachada: Tauro, NE; Leo, NO; Escorpio, SO y Acuario, SE). Si un signo mutable está en la cúspide es mejor escoger una casa de arriba abajo, o en una calle al lado de una esquina, o en las últimas casas (Géminis, fachada al NNE; Virgo, ONO; Sagitario SSO y Piscis, ESE)."

Para mayor claridad, podemos ver resumidas en la tabla siguiente estas asignaciones tradicionales referidas a ubicaciones y direcciones. Las variables topográficas de cada lugar pueden deducirse del elemento y atributos de cada signo. Por ejemplo, un espacio ribereño (ver signos mutables) relacionado con Sagitario podría ser abierto y soleado, mientras que Piscis nos podría sugerir un espacio ribereño húmedo y misterioso:

SIGNOS CARDINALES: Lugares elevados. Espacios con horizontes amplios.

  • Aries............................ Este
  • Libra............................ Oeste
  • Cáncer......................... Norte
  • Capricornio................... Sur

SIGNOS FIJOS: Lugares llanos. Valles y espacios resguardados.

  • Tauro........................... NE
  • Leo.............................. NO
  • Escorpio...................... SO
  • Acuario........................ SE

SIGNOS MUTABLES: Lugares ribereños. Espacios cambiantes y con contrastes.

  • Géminis...................... NNE
  • Virgo.......................... ONO
  • Sagitario..................... SSO
  • Piscis......................... ESE

En la década de los 70 del siglo XX el astrólogo Jim Lewis, junto con Ariel Guttman, desarrollaron una variedad del tradicional método de relocalización al que denominaron Astrocartografía (abreviadamente A*C*G). Poco después, a principios de los 80, Michael Erlewine basándose en los trabajos de Johndro actualizó el antiguo sistema del acimut, también denominado Espacio Local. Ambos métodos se complementan pues, mientras la A*C*G trabaja con las posiciones planetarias en la carta astral, el Espacio Local utiliza las direcciones geográficas.

Hay que decir que con respecto a la palabra Astrocartografía existen opiniones contradictorias, pues mientras algunos la asocian al método desarrollado por Jim Lewis (A*C*G), otros defienden que el término Astrocartografía integraría todas las técnicas aplicadas al estudio de las influencias planetarias en diferentes puntos de la Tierra. Para evitar confusiones, esta segunda opción nos parece más adecuada pues además de las dos técnicas mencionadas (A*C*G y Espacio Local), existen otros parámetros -como los recogidos por Antarès- que pueden matizar factores orográficos o ambientales relativos a una determinada ubicación.

El mapa A*C*G

La A*C*G (abreviadamente ACG) estudia cuales son las ubicaciones en la Tierra, en donde un planeta se vería fortalecido astrológicamente. Esas ubicaciones corresponden a los lugares en que un planeta hace conjunción con un ángulo de la carta astral, en un determinado momento. Las posiciones más potentes son las correspondientes a los planetas en el Medio Cielo, seguidas de las del Ascendente, Descendente y Fondo del Cielo.

En relación con el tema natal, un mapa astrocartográfico señala los lugares en donde los planetas eran angulares en el momento del nacimiento, lo que significa que indicará las ubicaciones geográficas en que cada planeta manifestará su influencia de forma más intensa. Así, a cada carta astral corresponden lugares en el mundo donde la persona puede potenciar ciertos planetas a fin de realizar sus proyectos de vida. Las influencias se notarán cuando la persona vaya a vivir a esos lugares, los visite o establezca relaciones con ellos, aunque sea a distancia o a través de otras personas.

Es evidente que al cambiar de coordenadas geográficas también cambian los planetas con respecto a los ángulos. Por ejemplo una persona nacida en Florencia puede tener Neptuno en conjunción con el Medio Cielo, mientras que otra persona nacida el mismo día y a la misma hora en Manila puede tener a la Luna en conjunción con el Medio Cielo. Pero si la persona nacida en Florencia se traslada a vivir a Manila, tendrá la Luna en conjunción con el Medio Cielo en su carta astral relocalizada.

El mapa ACG se presenta como un planisferio cruzado por líneas verticales y por otras líneas curvas. Las líneas verticales (Meridianas y Contra-meridianas) corresponden a los lugares de la Tierra en donde los planetas estarían en conjunción con el Medio Cielo o el Fondo Cielo, mientras que las líneas curvas señalan en qué sitios los planetas harían conjunción con el Ascendente (Rising lines) o el Descendente (Setting lines). En el mapa ACG las líneas meridianas, correspondientes a las conjunciones con el MC, están representadas por una línea continua, mientras que las líneas contra-meridianas, relacionadas con las conjunciones al FC, se presentan con trazos discontinuos. En cuanto a las líneas Rising y Setting son reconocibles por las amplias curvas que describen en torno al globo terráqueo.

Mapa astrocartográfico
Mapa astrocartográfico

Algunos astrólogos consideran que el orbe de influencia para las líneas planetarias que aparecen en un mapa ACG es de unos 4º, que equivalen a unos 450 kilómetros a cada lado de la línea, sin embargo otros astrólogos lo consideran excesivo y tienden a estimar un margen de unos 2º (alrededor de 220 kilómetros a cada lado).

Obviamente, cuanto más cerca se esté de la línea planetaria más intensa será la influencia del planeta correspondiente, pero aquí también habría que valorar la fuerza objetiva que tiene un determinado planeta en la carta astral, pues si está dignificado en la carta astral es evidente que podemos aplicarle un orbe mayor. Con respecto a las zonas del mundo que no están cruzadas por líneas, se considera que señalan lugares donde el tema natal se expresa sin influencias adicionales que potencien los planetas natales.

Adicionalmente también se tienen en cuenta los cruces de latitud, denominados parans, correspondientes a los puntos en donde se cruzan dos líneas planetarias, cualesquiera que sean. La latitud geográfica en donde tiene lugar el cruce, tendrá influencia en toda esa latitud terrestre, sin importar donde ocurra concretamente. En este caso se considera un orbe de 1º al Norte y 1º al Sur de la latitud del cruce, que equivale a unos 111 kilómetros a cada lado.

Una vez que tenemos construido el mapa ACG, se selecciona el planeta que se desea fortalecer en la carta astral a fin de identificar cuales son las ciudades y zonas de la Tierra en donde el planeta hace conjunción con el ángulo elegido (MC, Asc., DS, FC). Es evidente que aunque la persona vaya a vivir definitiva o temporalmente a otro lugar, los emplazamientos natales no cambiarán. Sin embargo en la nueva ubicación existirá una influencia adicional vinculada al planeta potenciado.

El argumento de la astrolocalización es que la carta astral puede ser activada a través de técnicas basadas en el tiempo (como son los tránsitos, progresiones y direcciones), o a través de técnicas basadas en el espacio (relacionadas con los métodos de relocalización). Por ejemplo, podemos esperar a que nuestro Venus progresado haga conjunción con el Descendente, o bien dirigirnos al lugar de la Tierra en donde Venus está en el Descendente. El matiz importante es que, mientras un tránsito o una progresión activan temporalmente puntos del tema natal, la relocalización geográfica implicará una activación permanente mientras permanezcamos en esa nueva ubicación.

La relocalización es una labor delicada y es recomendable evaluar cuidadosamente qué nos conviene desarrollar en cada momento de nuestra vida, pues una elección poco meditada podría traer resultados no deseables. Además, al reubicar favorablemente el planeta elegido, también cambiarán los emplazamientos por casa del resto de planetas, así como los aspectos a los nuevos ángulos, por lo que deberemos estudiar cómo queda el resto de la carta astral. Lo que no cambiará será los emplazamientos por signo, ni los aspectos natales entre planetas pues, al trabajar únicamente con coordenadas geográficas, sólo se ven afectadas las ubicaciones planetarias por casa.

El mapa del Espacio Local

El mapa del Espacio Local, también llamado mapa del Acimut, se basa en la proyección de una carta astral sobre el horizonte visible. Dicho de forma simple, se trata de un método en el que se coloca la carta astral plana a ras de tierra, y partir de allí se traza la dirección de cada planeta (según su ángulo) sobre la superficie terrestre. Así, desde el punto central del mapa del Espacio Local (abreviadamente LS) vemos que irradian las diversas líneas acimutales o rutas de los planetas, en direcciones que van de los 0º a los 360º. Se considera que las líneas acimutales son efectivas en ambas direcciones. Por ejemplo, si el acimut de un planeta está a 10º también funcionará su dirección opuesta a 190º. Es decir, cualquier ruta planetaria tendrá su réplica energética a 180º, en la dirección contraria.

Las direcciones geográficas de esas rutas planetarias señalan el rumbo a tomar, independientemente de la distancia, para ir al encuentro de cada planeta a fin de poder sintonizar con su energía. En este sentido es interesante observar como, sin saberlo, muchas personas tienen tendencia a dirigirse instintivamente hacia aquellas direcciones que son favorables para una determinada actividad de su interés.

La técnica del Espacio Local es muy adecuada para determinar la dirección de un viaje, reubicarnos en una ciudad o practicar una especie de Feng Shui astrológico en el propio domicilio. Así, hay quienes utilizan el mapa del Espacio Local para buscar los lugares de la ciudad que les son más propicios para hacer deporte, estudiar o relacionarse, y también hay quienes proponen distribuir los espacios de la casa a partir de las rutas planetarias. Las posibilidades son prácticamente ilimitadas.

Para aplicar lo que algunos llaman Feng Shui astrológico, se coloca el mapa del Espacio Local en el centro de la casa, o individualizadamente en el centro de cada habitación. Este método, también denominado compás geomántico, muestra las líneas en un radio corto de acción, y permite detectar los puntos de intersección armónica o inarmónica de las direcciones planetarias, respecto a objetos o áreas del lugar. El simbolismo de cada planeta describirá la energía vinculada a esa dirección, de manera que si, por ejemplo, observamos que la ruta de Neptuno señala hacia nuestra zona de estudio, podemos plantearnos la conveniencia de desplazar dicha zona hacia otro lugar próximo a la línea de Mercurio.

En todos los casos deberemos orientar el mapa de Espacio Local y colocar su centro en el lugar de referencia elegido. Para mayor facilidad podemos imprimir el mapa del Espacio Local en un soporte transparente (como papel vegetal u otros), y a continuación colocarlo encima del plano de la ciudad, de un mapa geográfico, del plano de nuestra casa, o de cualquier otra zona que sea de nuestro interés. Este tipo de estudio puede completarse aplicando los principios y direcciones de la astrología tradicional relativas a elementos, modalidades, signos, casas y otros factores.

Complementación de A*C*G y LS

Al trabajar con diferentes técnicas surgen interrogantes sobre cual de ellas debe priorizarse. En general se considera que la ACG es el método principal para elegir una nueva ubicación, pues da lugar a una carta relocalizada que se superpone e incide en la natal. Mientras que las líneas acimutales del Espacio Local (LS) señalarían direcciones adecuadas para visitas o viajes puntuales, preferentemente en los momentos que haya tránsitos favorables al planeta que interese desarrollar.

Como técnicas complementarias vemos que, una vez elegida la zona o ciudad según el mapa ACG, el mapa de Espacio Local servirá para determinar cual es la proyección de las rutas planetarias para ubicarse dentro de la ciudad. Una vez definida la ubicación, se puede ampliar el mapa para aplicar el Espacio Local y buscar determinadas actividades o experiencias, tomando como centro el domicilio de residencia. Por ejemplo, la dirección de Marte sería adecuada para buscar un gimnasio, la de Mercurio para buscar una biblioteca o un centro de estudio, y así sucesivamente.

De la interacción de la ACG con el LS surge el Punto de Destino que corresponde al lugar de cruce de una línea planetaria de ACG con una línea de dirección de LS. Ese punto, también llamado bi-paran, muestra un lugar que puede ser significativo para la vida de la persona.

Un ejemplo práctico

Tal y como comentaba al principio de este artículo, aportaré un ejemplo práctico en base a las observaciones que he podido realizar en mi propio mapa astrocartográfico, construido según los datos natales habituales (en este caso: 22-03-1952 a las 00 h. 52m. 51s.  GMT en Zaragoza, España).

Mapa ACG y Espacio Local superpuestos

Como veremos enseguida, en este mapa hay conexiones muy llamativas, no obstante debo decir que en otros mapas observados los resultados han sido variables. En algunos casos las coincidencias eran también espectaculares, pero en otros casos las líneas de la ACG parecían no tener relación con lugares significativos para la persona. Por supuesto siempre quedaba la duda de saber cómo se sentiría la persona viajando o residiendo en tal o cual lugar.

Por otro lado, algunos autores comentan que cuando alguien vive lejos de sus líneas, simplemente se encuentra en un terreno neutro respecto a las influencias facilitadoras o tensionales de los planetas. Esto parece tener cierta lógica, pero son pocos los trabajos rigurosos sobre el tema y personalmente opto por la prudencia, pues queda mucho por investigar en esta apasionante especialidad astrológica.

Pasando ya al ejemplo, empezaré con una breve reseña biográfica con referencia a las localidades de Melilla, París, Barcelona, Aineto y Girona, en donde fijé mi residencia por mayor o menor tiempo. Con respecto al lugar de nacimiento -en mi caso Zaragoza- el mapa ACG señala las influencias correspondientes a esas coordenadas; sin embargo en lo que se refiere a la técnica de Espacio Local, el lugar de nacimiento siempre es el punto del que irradian todos los planetas. Ello no impide que dicha técnica pueda ser utilizada para buscar direcciones en la propia ciudad o también como compás geomántico.

Para evitar el abrumar con un sinfín de coordenadas y datos, aquí no haré mención a lugares en donde solamente pasé periodos de dos o tres meses y que no pueden considerarse lugares de asentamiento. Esto no quiere decir que los lugares en los que pasamos más tiempo sean más importantes pues, a veces, una breve estancia en un lugar puede cambiarnos la vida.

LOCALIDADLATITUDLONGITUDTIEMPO
Zaragoza41º39'N 0º52'W 21 años
Melilla35º18'N 2º56'W 1 año y 3 meses
París 48º52'N 2º20´ E 4 años y 5 meses
Barcelona41º23'N 2º11'E 3 años
Aineto42º24'N 0º11'W 1 año
Girona41º59'N 2º49'E 23 años (en 2008)

Utilizando la técnica de Espacio Local lo primero que llama la atención es la línea acimutal del Sol que pasa por Melilla -en el norte de Marruecos- (orbe 0º 06' ), por Aineto -en los Pirineos españoles- (orbe 0º 20'), y por París (orbe 0º 03'). Sería muy exhaustivo explicar los procesos personales vividos en estos lugares, pero puedo asegurar que estuvieron directamente vinculados con mi identidad solar.

Es igualmente relevante la línea acimutal de la Luna próxima a Barcelona (orbe 0º 27') y casi exacta con respecto a la ciudad de Girona (orbe 0º 03'). En esta ciudad me establecí, tuve una larga relación, construí una casa y fui padre de dos hijos. No cabe decir que los acontecimientos vinculados con el hogar y la familia, en astrología están claramente representados por la simbología lunar.

Con respecto a las líneas de la ACG, no tengo en mi caso elementos suficientes para poder pronunciarme. Si bien es cierto que me llama la atención un Punto de Destino correspondiente la meridiana de Neptuno y contra-meridiana de Júpiter en cruce con el acimut de Venus (bi-paran a 45º 46'N. y 007º 07' E.). Estas coordenadas corresponden a las proximidades del Mont Blanc en los Alpes, área en la que nunca residí pero donde curiosamente tuvieron lugar experiencias significativas en tres momentos y circunstancias diferentes de mi vida.


Las técnicas de ACG y LS, junto con los conocimientos transmitidos por la astrología tradicional acerca de los viajes y ubicaciones, abre un camino apasionante en el que queda mucho por investigar. Algo que ahora es mucho más sencillo que antaño, gracias a los modernos softwares astrológicos, y también a las posibilidades de viajar fácilmente -si la economía lo permite- a diferentes lugares del planeta.

En los últimos años algunos astrólogos han utilizado la A*C*G en estudios de astrología mundial, combinándola con los ciclos de Saros de los eclipses, con interesantes resultados. Bien sea aplicada a la astrología natal o a la mundial, la especialidad astrocartográfica puede contribuir a una conexión más consciente con nuestra Tierra.

José Royo

Autores consultados para la elaboración de este artículo:
Ariel Guttman, Christiane Nastri, David Meadows, Eric Guille, Erin Sullivan, Jim Lewis, Julian Lee, Michael Erlewine, Vicente Gigli-Claudia Ena Lamata.

Autor: José Royo

Web: http://astrologiadelser.com

Este artículo pertenece a su autor y puede tener algunos derechos reservados.
Consulte con el autor para su publicación