Contacto
 Mi cuenta

Carta Natal online

Herramientas y recursos para el cálculo de la carta natal
Artículos de astrología » Astrología y campos magnéticos

Astrología y campos magnéticos

POR Juan Manuel Martínez Puertas

Este informe presenta una hipótesis sobre los fundamentos de la influencia astrológica, fundamentos científicos que al mismo tiempo tienen el ingrediente de los fundamentos esotéricos, ya que la astrología no puede sustraerse ni de un campo, ni del otro. La astrología es en una ciencia en gestación, y esta hipótesis es una teoría que se está gestando como modelo de explicación sobre el funcionamiento de la misma, sobre el origen de las llamadas influencias astrológicas. Pretende ser una idea que crezca conforme avance el saber científico y el saber astrológico.

La Eclíptica

La eclíptica; es el camino trazado por el Sol visto desde la Tierra, es el punto de referencia fundamental del cálculo de las posiciones astrológicas. Es a partir de ella como medimos las longitudes planetarias y las de las casas. Nuestro primer paso será averiguar si existe algún tipo de energía que trace el camino del Sol tal y como es visto desde la Tierra. Para ello comenzaremos explicando que el viento solar es una emisión de plasma. La física define el plasma como el cuarto estado de la materia, un gas eléctricamente neutro, fuertemente ionizado , compuesto de iones, electrones y partículas neutras que se encontraría en todo el Universo y, en nuestro sistema planetario, sería emitido por el Sol y absorbido por toda la materia, la Tierra incluida. El viento solar, es una emisión de radiaciones de los constituyentes de la corona solar, son partículas cargadas eléctricamente, dichas partículas llegan a una velocidad de 400 a 500 km. por segundo y supone más de un millón de toneladas por segundo; 94 por ciento de protones, además de electrones, helio y otros iones

Sabemos que la Tierra está rodeada de una magnetosfera protectora de las radiaciones procedentes del espacio exterior, principalmente de las radiaciones mencionadas. El efecto de la radiación solar sobre la magnetosfera crea una especie de onda de choque, de manera que ésta magnetosfera presenta la forma de una lágrima con la punta orientada al lado opuesto del Sol. Las partículas que consiguen atravesarla, lo hacen sobre todo a través de los polos magnéticos, y desde ahí comienzan a girar en espiral en los cinturones de Van Allen, dos anillos en forma de roscos, los cuales se interrumpen en los citados polos, lo que como sabemos, ayuda a que las naves espaciales entren y salgan de la Tierra sin el peligro que supone para los astronautas y los vehículos espaciales las radiaciones que quedan atrapadas. Al llegar a la zona de influencia del campo magnético terrestre (también llamada Magnetosfera) todas estas partículas cargadas que provienen de la radiación cósmica y del viento solar, sufren la acción desviadora de las fuerzas magnéticas. Éstas se producen en una dirección perpendicular a la trayectoria de la partícula y a las líneas de fuerza del campo magnético terrestre y sitúan a una importante cantidad de protones y electrones en órbita a la Tierra que según los últimos descubrimientos, al llegar a los cinturones citados, éstos se comportan como un acelerador de partículas, impulsando a los electrones hasta cerca de la velocidad de la luz en apenas unos minutos. Las mediciones que están realizándose por expertos mediante alta tecnología, podrá revelarnos la aceleración, la intensidad y la posición de las regiones más activas.

Las corrientes magnéticas que fluyen en la ionosfera siguen el ecuador magnético y los dos polos.

Corte de la distribución de los Cinturones de Van Allen, de la cola de plasma, la magnetosfera y el viento solar
Corte de la distribución de los Cinturones de Van Allen, de la cola de plasma, la magnetosfera y el viento solar.

Estos cinturones también nos protegen de los distantes rayos cósmicos, provenientes de nuestra galaxia y de galaxias lejanas. Las partículas giran a gran velocidad alrededor del eje magnético de la Tierra distribuyéndose en los dos cinturones de radiación. El exterior va de una altitud de 19.000 a 41.000 km. y el interior desde los 13.000 a los 7.600 km. que se encuentran aproximadamente a 18.000 Kms. Las partículas del viento solar atrapadas por la magnetosfera interactúan con las moléculas del aire existente en la zona alta de la atmósfera, dichas partículas entran por estrechas bandas ovaladas de unos 10 a 20 grados de radio, centradas sobre cada uno de los polos magnéticos, produciendo una excitación e ionización de los átomos y moléculas de la atmósfera superior, de esa manera se producen las auroras polares.

Al igual que la magnetosfera, la zona de los cinturones que se extiende por el lado de la sombra creada por la línea Tierra-Sol, forma esa especie de lágrima, que nos recuerda mucho a una cola cometaria, siendo detectada hasta. a 240.000 km. de distancia. Obsérvense los intensos campos de energía electromagnética que genera el Sol alrededor de la Tierra, y como la punta de esa especie de cola cometaria señala constantemente en sentido opuesto a la posición del Sol, y siempre en el plano de la eclíptica. De este modo podemos concluir que la citada eclíptica no es solamente un concepto abstracto, sino que produce una onda electromagnética de choque orientada en un sentido bien definido y coincidente con la línea Sol-Tierra.

Siempre he pensado que la auténtica astrología proviene de civilizaciones más avanzadas y de las que apenas nos queda rastro. Y quizás por el conocimiento de estos mecanismos, la longitud de los planetas respecto al ecuador celeste (ascensión recta), no ha tenido nunca la consideración astrológica que posee la longitud eclíptica. Por lo tanto mi deducción es que la eclíptica es la base fundamental del cálculo astrológico.

El Ecuador Celeste

El ecuador celeste, o línea equinoccial es el plano perpendicular al eje de rotación de la tierra, que pasa por el centro de la tierra. El ecuador celeste es una proyección imaginaria del ecuador en el espacio. ¿Pero es realmente imaginaria?. Vamos a ver que también existe una banda de energía en el ecuador magnético. Como anticipamos anteriormente, existen corrientes electromagnéticas que circulan en la ionosfera. Dos ocurren en los polos magnéticos; son los llamados electrochorros polares. La otra sigue el ecuador magnético, es el llamado electrochorro ecuatorial. Según las investigaciones de María Andrea Van Zele ,del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina, la corriente de plasma en el anillo ecuatorial va desde el este hacia el oeste, a una distancia de 4 a 7 radios terrestres.

Los Signos del Zodiaco

Para seguir explicando la hipótesis sobre porqué funciona la astrología, diremos que la hipótesis "Gaia" preconizada por una avanzadilla de científicos encabezada por James Lovelock, demostraría entre otras cosas que la Tierra es un ser vivo (Véanse notas finales). Por otra parte, la Tierra como Ser Vivo, posee lo que A. G. Gurvich , descubridor de la radiación mitogénica, denomina campo biológico, el cual estaría compuesto de plasma. En 1967 el Dr. Inyushin (biofísico) y el Dr.Grishchenko (ingeniero), de la universidad del estado de Alma Ata (Kazakhstan), postularon la existencia del "plasma cósmico" o bioplasma y de él determinaron sus características: "Es un sistema extremadamente complejo y organizado, matriz del "campo biológico eléctrico" o biocampo, una especie de "holograma congelado", cada fragmento de la cual posee una característica de la característica esencial del organismo entero. Como ejemplo, el Dr. Viktor G. Adamenko de la universidad de Moscú llegó al convencimiento de que el bioplasma está implicado en la acupuntura, el laser de la terapia y la transferencia de la energía entre el curador y el paciente en el proceso de la "imposición de las manos" (pranoterapia). El bioplasma, por lo tanto, es una estructura variable en la cual se distribuyen muchas clases de ondas electromagnéticas, acústicas y quizás gravitacionales. Su estado energético depende de la "respiración del cosmos". El bioplasma, en otras palabras, no puede "respirar" si no sintoniza con el ritmo del cosmos ". Por lo tanto, el bioplasma se estructura con un alto grado de orden y de él emana un campo eléctrico, el biocampo. Estas prerrogativas lo distinguen de cualquier semiconductor no biológico de plasma y podrían dar una confirmación científica a muchos conceptos místico-tradicionales del ser humano.

Sabemos que la Tierra se comporta como un gigantesco imán ubicado en su centro, cuyo eje está inclinado unos 11° respecto al eje de rotación, lo cual genera líneas de fuerzas magnéticas que entran por el polo norte magnético (cerca del polo norte geográfico), penetran hacia dentro de la Tierra y salen por el polo sur magnético. Los polos geográficos están definidos por la intersección del eje de rotación terrestre con la superficie del planeta. El campo electro-magnético de la Tierra va entre las frecuencias de 0 a 30 Hz. La frecuencia de mayor amplitud es 10 Hz. Lo sorprendente es que las ondas del cerebro humano van de 0 a 30 Hz., y la de 10 Hz. es la onda alfa, que científicamente se dice que es un estado del cerebro de buen rendimiento y alta capacidad física. Otro dato que nos acerca a la interrelación entre la Tierra como ser vivo y los seres vivos que en ella habitamos.

Hoy día está demostrado que la aplicación de electroimanes en la zona de la cabeza, empleando determinadas frecuencias, puede ayudar a superar la depresión, como demuestran investigadores de la Emory University, también trastornos como el insomnio, alterar el comportamiento humano e incluso producir una experiencia espiritual. Ejemplo de ello es la Estimulación Magnética Transcraneana por una parte y las investigaciones de Dubrov. (Véanse notas finales).

El hecho de que algunas energías que nos llegan y en las que estamos inmersos nos alcancen desde el espacio externo sean cíclicas, indica que nuestras acciones futuras podrían predecirse hasta cierto punto. La eficacia de las fuerzas invisibles no es función de su fuerza o de su debilidad. Se trata de cómo nos afecta mental o físicamente una variación imprevista de la cantidad o de la calidad de una energía que no puede ser percibida por nuestros sentidos ni con equipos más sofisticados. Recordemos que una luz que no podemos ver, como la ultravioleta, o un sonido de una frecuencia que no podemos oír, como el ultrasonido puede producirnos daños irreversibles.

Como puede verse, los seres humanos somos sensibles a los campos electromagnéticos de manera que determinadas frecuencias e intensidades pueden incidir en nuestro estado de ánimo, en nuestra conducta e incluso en nuestra salud. Relacionado con este tema, habría que mencionar a Wilhelm Reich, que en su obra "La biopatía del cáncer", expone la teoría del "orgón", nombre dado a una energía descubierta cuyo efecto biológico es la carga de sustancias de origen orgánico sus investigaciones han dado como resultado la tesis de que el organismo recibe la energía de la atmósfera terrestre y directamente del Sol. Algunos investigadores, han identificado el fenómeno del halo luminoso fotografiable alrededor de los cuerpos mediante la cámara Kirlian, con el "plasma cósmico" anteriormente citado . Se puede confirmar pues la similitud de todo esto con el llamado "prana" de las enseñanzas orientales y del esoterismo cuyos orígenes se pierden en la noche de los tiempos . En el anteriormente llamado "campo biológico terrestre" , se encuentra inmerso nuestro propio "campo biológico", si atendemos a ciertos postulados de la mecánica cuántica, y a nuestra propia lógica, deduciremos que ambos campos se influyen mutuamente. Esto último, nos sugiere algunas correspondencias entre "Macrocosmos" y Microcosmos", que es la base de la astrología.

Por lo visto anteriormente, podemos deducir que existe el campo biológico terrestre., que dicho campo se compone de plasma, y que se distribuye de una manera bien definida en la magnetosfera terrestre.

Para continuar conociendo la estructura del campo magnético terrestre, digamos que el efecto dínamo es una teoría geofísica que explica que el campo magnético principal de la Tierra se genera como una dínamo auto-sustentada.. Conforme se produce la rotación, una línea del campo se "envolverá" alrededor del eje de rotación, creando un gran campo toroidal, es decir, que permanece en planos perpendiculares al eje de rotación. (Véanse notas finales).

El gran campo toroidal creado, al disponerse en planos perpendiculares al eje de rotación, indicaría el camino que siguen las radiaciones electromagnéticas al atravesar los cinturones de Van Allen, es así como el viento solar entra en la atmósfera terrestre. Las masas de aire de la troposfera reciben constantemente la energía procedente del Sol, su distribución varía con el día y la noche y con la inclinación de los rayos solares a lo largo de las estaciones Hay por lo tanto continuas variaciones de humedad, presión y temperatura que determinan la circulación del aire atmosférico, el conjunto de cuyos movimientos ofrece un esquema muy regular, es lo que se llama "circulación general atmosférica".Veámoslo en un gráfico de la Tierra vista desde el plano ecuatorial :

Circulación general atmosférica

En el anterior dibujo observamos las zonas a modo de cinturones de circunvalación, en las que el aire asciende o desciende, dichas zonas se encuentran en los paralelos 0°, 30° y 55°, tanto al norte como al sur. El aire asciende en las zonas de bajas presiones subpolares, por lo que tiene que descender por los polos, lo que hace que perpetuamente haya altas presiones y un anticiclón, que en la figura vemos señalado con la letra "A".

En el dibujo anterior hemos visto 5 zonas de ascendencia y descendencia que delimitan perfectamente a su vez 6 regiones de vientos dominantes. La causa de todas ellas es la energía, así que dichas regiones son la manifestación física de la distribución de las radiaciones solares al atravesar las zonas de Van Allen. Las emisiones electromagnéticas procedentes de la Luna, los planetas, las estrellas, etc. seguirían el mismo camino. Es decir, que las radiaciones solares, planetarias y estelares, se distribuyen de una manera bien definida al atravesar la atmósfera terrestre, generando en último término zonas de altas y bajas presiones que producen formaciones nubosas a modo de espiral, y que se distribuyen como indican las flechas del anterior dibujo. ¿No recuerda la espiral y los sentidos de giro que observamos en el gráfico anterior a los vórtices de energía o chacras, en el que cada uno rota en sentido inverso al anterior y al siguiente?.

En 1959, Laurence J.Cahill Jr., uno de los compañeros de James A. Van Allen realizó una investigación sobre la conductibilidad del punto vernal, concluyendo que el electrochorro ecuatorial de origen solar proviene de la zona E de la ionosfera y que alcanza su máxima intensidad en los equinoccios.

Para explicar la hipótesis sobre cómo se produce la influencia de los signos del zodíaco, vamos a observar el siguiente gráfico explicativo :

influencia de los signos del zodiaco
Las líneas discontinuas representan inclinaciones del ecuador celeste a lo largo de 1 año.

Dicho esquema es sólo una representación para comprender mejor lo siguiente: En el instante en el que el ecuador celeste "cruza" la eclíptica de norte a sur -el Sol lo haría aparentemente de sur a norte- lo que ocurre alrededor del 21 de Marzo, la inclinación del campo magnético terrestre respecto al de los cinturones de Van Allen, crearía una serie de frecuencias, que corresponderían a la "música" vibratoria o cualidades psicológicas de Aries, conforme van pasando los meses, la inclinación ya citada iría trayendo las cualidades de Tauro y Géminis, al llegar a Cáncer, sobre el día 21 de Junio, el ecuador celeste llegaría al máximo de su "viaje hacia el sur" - Sol al máximo de su declinación norte- a partir de aquí, la inclinación del ecuador celeste respecto al campo zodiacal de Cáncer iría ascendiendo hasta llegar al antiguo Géminis que ahora es ya Leo. En este punto alguien se preguntará porqué lo que antes era Géminis no puede seguir siéndolo ahora, la respuesta podríamos tenerla mediante el siguiente ejemplo: imaginemos un teclado de un piano, la música que se produce al pasar el dedo en el sentido do, re, mi, fa ,sol... es muy distinta de la que se produce al tocar. ..sol, fa, mi, re, do. Pongamos una cinta de magnetófono en sentido inverso , la música grabada en ella suena muy distinta a la original, ¿no es cierto?. Pues si comparamos las "energías zodiacales" con una especie de vibración musical -como ya hacía Pitágoras- veremos entonces que Leo será muy distinto del pasado Géminis. Así continuarían produciéndose las frecuencias zodiacales de Virgo, Libra, etc. Dicha música estaría sonando al unísono en todo el planeta, sin importar que nos hallemos en el hemisferio norte o en el sur.

Concluimos el tema del zodíaco imaginando cómo del Sol emana el plasma cargado de luz, calor, electricidad, magnetismo, información, etc. La energía llega a la Tierra tras pasar por el filtro del campo magnético y comienza a acelerarse en espiral en cada uno de los cinturones de Van Allen, a partir de aquí se forman estructuras energéticas que producen las zonas climáticas y también bandas de energía más sutil que en esta hipótesis, podrían ser los signos del zodíaco. Cuando el plasma solar, siguiendo el camino aparente de la eclíptica, se pone en contacto con el ecuador magnético, se produce una intensa emisión de energía que sería el primer signo: Aries, a partir de este chispazo inicial y de la combinación del plasma solar con el terrestre, se van produciendo las siguientes fases del ciclo y combinaciones que dan lugar al resto de los signos, destacando la siguiente explosión de energía cardinal del signo de Libra.

Las Casas:

Las casas
Campo magnético terrestre

A continuación vamos a observar una imagen de la NASA, se trata de una recreación por ordenador de cómo se distribuye el campo magnético terrestre. Podemos observar cómo se disponen las líneas de flujo del campo magnético terrestre, dichas líneas conforman una esfera alrededor del planeta Tierra. A su lado podemos observar la analogía con los círculos de posición que nos permiten realizar el cálculo de las casas astrológicas. Según esto, el ascendente se encontraría en el punto en el que se corta la eclíptica con la línea de campo perteneciente al horizonte este, y con el ecuador celeste. El resto de las casas dependen del método de división empleado, el ejemplo de la derecha, es un dibujo realizado por Néstor Echarte, en el que se observa cómo se realiza la división de casas por el método de Regiomontano.

Investigaciones científicas aseveran que el amanecer produce sonidos muy parecidos al canto de los pájaros o de los cetáceos, afirman que "el amanecer canta" a una frecuencia comprendida entre 7,5 y 9,5 khz. Cuando sale el Sol, los electrones de alta energía son atrapados por el campo magnético terrestre y producen un coro matinal que ha sido obtenido gracias al Wide Band Data de la misión Cluster II, de la Agencia Espacial Europea. El canto del amanecer comienza en el ecuador magnético y las ondas se desplazan en diferentes sentidos desde este punto. Queda por investigar sobre la razón por la cual los electrones se aceleran en el momento de salir el Sol. No se sabe bien por qué este fenómeno sólo ocurre al alba y en la plasmaesfera, una región situada en el ecuador magnético y caracterizada por una relativa alta densidad de plasma-electrones y protones.

Como hemos visto a lo largo de este trabajo, la estructura de la magnetosfera es el resultado de las interacciones entre las partículas procedentes de las capas superiores de la atmósfera terrestre, cuyo movimiento es orientado por el campo magnético de nuestro planeta, y las partículas de viento solar. Según el astrónomo Keyser, la magnetosfera puede ser definida como el espacio ocupado principalmente por partículas de origen terrestre.

Mi hipótesis sobre lo que son las casas, tiene que ver con la enorme importancia de la eclíptica. Cuando el Sol, en su movimiento aparente por la eclíptica y por la rotación terrestre, "toca" el horizonte este, amanece, y se produce un chispazo originario de energía que, al tener que ver con la rotación terrestre afecta a lo más cercano a nosotros, a nuestra constitución física y a nuestras circunstancias vitales reflejadas en el ascendente y en las casas astrológicas.

Hace unos días, ya finalizando este trabajo, estaba meditando, transparentando mi cuerpo, mente y emociones. Primero vi y sentí cómo el Sol tenía una corona de doce pétalos, cada uno con un color, una cualidad, periódicamente cada pétalo enviaba un chorro de energía que llegaba a la Tierra, entremezclándose con su propia energía, era como la madre amamantando al bebé, como el maestro enseñando al discípulo. En la Tierra había dos cinturones de energía, el más exterior estaba dividido en tres partes, como si un triángulo equilátero lo delimitase, el cinturón interno estaba dividido en cuatro partes iguales. Cada zona tenía un color, una vibración e información diferente, cada anillo de energía giraba a una velocidad diferente alrededor de la Tierra. La combinación de las tres energías del cinturón exterior con las cuatro energías del interior, producían doce combinaciones, doce cualidades que impregnaban al bello ser vivo llamado Tierra, en el que vivimos y nos movemos, doce cualidades conectadas con las espirales de energía que somos y que habitan nuestros vehículos físicos. Sentí la emoción de ver el Sol atravesando el horizonte y el ecuador celeste, era una energía maravillosa. Un canto de luz y sonido que se produce cada amanecer, y especialmente cada 21 de Marzo. De ahí que nunca olvidaré que la eclíptica es la base fundamental de la astrología.

NOTAS FINALES:

La Hipótesis Gaia

Esta hipótesis intenta demostrar que el planeta Tierra es un ser vivo, basándose por ejemplo en el hecho de que mantenga constante a lo largo de los siglos el índice de salinidad de sus mares, a pesar del continuo aporte salino proveniente de los ríos, o que la temperatura global del planeta permanezca constante como si de un ser vivo se tratase, a pesar de los cambios de las condiciones del planeta Esto último no se cumple en la actualidad, debido a la mano del hombre y el efecto invernadero producido por la contaminación atmosférica.

La Estimulación Magnética Transcraneana

Es una forma de estimulación no invasiva de la corteza cerebral. Es una herramienta adoptada por las Neurociencias y que permite el estudio y tratamiento de algunos trastornos psicopatológicos en el hombre. En psiquiatría, se ha utilizado para estudios fisiopatológicos y terapéuticos. Hasta ahora se han realizado estudios controlados que demuestran la eficacia clínica con la esquizofrenia, el trastorno obsesivo - compulsivo y sobre todo la depresión.

La Estimulación Magnética Transcraneana se ha empleado además para explorar procesos cognitivos y perceptivos; aprendizaje motor, memoria de trabajo o percepción visual y atención, también se ha utilizado para el estudio de la fisiopatología de enfermedades neurológicas como la epilepsia, migraña, parkinson o enfermedades vasculares cerebrales. Es útil, en general , para el estudio de la correlación fisiológica de las funciones cognitivas. Esta nueva metodología se está convirtiendo en una herramienta de incalculable valor para el tratamiento de determinadas psicopatologías, y el estudio de la relación causa efecto entre el cerebro y la conducta.

El tejido conductivo es el Sistema Nervioso Central, responde con despolarizaciones neuronales a los intensos y breves pulsos magnéticos inducidos por el paso de la corriente por el solenoide o bobina, que se sitúa tangencialmente sobre el cuero cabelludo , encima del área de cerebro que se va a estimular, atravesando cuero cabelludo -piel -tejido conectivo neuronas , neuroglía -axones, etc.

Descubrimientos de Dubrov sobre el campo electromagnético y la salud

El eminente biofísico y parapsicólogo ruso Dubrov afirma haber descubierto que las células de los seres vivos, durante su división, emiten ondas gravitacionales. Según su opinión, el cerebro humano sería capaz de organizar dichas ondas para producir fenómenos de naturaleza paranormal. Entre sus muchos otros hallazgos Dubrov observó un nexo entre el bombardeo de rayos cósmicos desde la radiante actividad solar, la cual tuvo una correlación directa con ataques cardíacos, lesiones industriales, accidentes en carreteras y episodios agudos de esquizofrenia. Dubrov concluyó que aún las así llamadas materias inorgánicas eran afectadas por los rayos cósmicos. Las personas y otros entes vivos eran afectados incluso hasta el grado de sufrir cambios en la estructura del ADN. Dubrov concluyó que las fuerzas geomagnéticas son importantes como un factor evolutivo.

Generación del Campo Magnético Terrestre

Efecto dinamo El efecto dínamo es una teoría geofísica que explica que el campo magnético principal de la Tierra se genera como una dínamo auto-sustentada.. Conforme se produce la rotación, una línea del campo se "envolverá" alrededor del eje de rotación, creando un gran campo toroidal, es decir, que permanece en planos perpendiculares al eje de rotación.

Como la conductividad no es perfecta, el bucle toroidal puede hacerse difuso a través del fluido, desconectándose del campo poloidal original, como vemos en la figura de la izquierda.

fuerza de Coriolis Cuando asciende, la fuerza de Coriolis desvía el fluido y le hace girar alrededor del eje central, con lo cual se enrolla el campo magnético. Después de una rotación de casi 270° las líneas del campo magnético empiezan a enrollarse alrededor de ellas mismas y pueden ser difusas a través del conductor, desconectándose del bucle toroidal . En esta etapa, el bucle ascendente se orienta en un plano meridiano con el campo apuntando en la misma dirección que el campo original.

campo inicial poloidal Finalmente, pequeños bucles pueden surgir en un único gran rizo, recreando el campo inicial poloidal, como vemos en la figura de la izquierda .

DETERMINACIÓN DE LA CORRIENTE ANILLO ECUATORIAL
DURANTE TORMENTAS GEOMAGNÉTICAS
SEGUN OBSERVATORIOS SIMETRICOS EN LATITUD GEOMAGNÉTICA
María Andrea Van Zele
Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas
y Facultad de Ciencias Exactas y Naturales (UBA)

Las variaciones geomagnéticas registradas en períodos de tormenta son la superposición de variaciones regulares, debidas al movimiento de iones y electrones atmosféricos producidos por la radiación solar incidente, y otras irregulares, debidas a corrientes magnetosféricas (e ionosféricas) causadas por partículas del viento solar que entonces acceden a la magnetosfera. Ambas constituyen las variaciones de origen externo, que inducen corrientes interiores; y por simplicidad se supone que estas últimas son proporcionales a las que las originan.
Una tormenta geomagnética se define por un decrecimiento superior a los 50 nT de la componente horizontal promedio del campo geomagnético en observatorios de baja latitud.
Las variaciones geomagnéticas durante una tormenta están producidas por a) la corriente anillo ecuatorial, que se idealiza por un anillo de corriente hacia el oeste en el ecuador geomagnético a 4-7 radios terrestres; b) dos electrochorros aurorales, corrientes Hall hacia la medianoche, manifestación de subtormentas que pueden considerarse parte de un circuito de circulación totalmente ionosférica (equivalente); c) una cuña de corriente ionosférica nocturna (hacia el oeste, en la región auroral) asociada a la corriente este-oeste en la hoja de plasma del ecuador de la cola magnética a través de corrientes alineadas al campo, y d) un electrochorro ecuatorial ionosférico hacia el este del lado diurno.

La corriente anillo ecuatorial se intensifica durante las tormentas, cuando la componente del campo magnético interplanetario perpendicular a la eclíptica (Bz(IMF)) se torna negativa. Las variaciones geomagnéticas debidas a ella son: a) decrecimiento de la componente norte (Xr) en todo el planeta, b) decrecimiento de la componente vertical (Zr) en el hemisferio sur o su crecimiento en el hemisferio norte.
Si la posición del anillo de corriente no varía, Zr es proporcional a Xr, aún variando la intensidad.
Las variaciones de tormenta (X, Y, Z) han sido calculadas restando a las componentes registradas en los días de tormenta elegidos (Xd, Yd, Zd), los correspondientes a los días tranquilos (Xq, Yq, Zq).

Se estudian tormentas registradas en pares de observatorios simétricos en latitud geomagnética e igual longitud geográfica (Trelew: lat.geom. -32° - San Juan: lat.geom. 29.4°; y Charten Towers: lat.geom. -28.2°- Kakioka: lat.geom: 27.2°). A partir de la igualdad de las variaciones Xr y de la igualdad en valor absoluto de Zr se determinan las variaciones debidas a la corriente anillo en intervalos en que las otras corrientes se mantienen estables.

La variación promedio del campo magnético de la tierra en latitudes ecuatoriales debida a una corriente anillo simétrica se mide con los índices Dst a partir de las componentes horizontales de tormenta registradas en 4 observatorios: San Juan, Kakioka, Hermanus y Honolulu. La comparación entre la componente norte debida al anillo (Xr) y horizontal (Hr) registrada en San Juan o Kakioka, evidencia la presencia de otras corrientes (principalmente ionosféricas) en la definición del índice Dst.

Foto de los cinturones de radiación:

Cinturones dde radiación

El modelo de NOAA de la magnetosfera de la tierra. Foto de los cinturones de radiación en mayo de 1998. Los colores indican niveles de la radiación del electrón (niveles bajos = negro; altos niveles = rojo/blanco). Los satélites blancos en órbita geosincrónica, se están moviendo en y de las regiones de la alta radiación mientras que mueven en órbita alrededor de la tierra. Cortesía de Terrance Onsager/NOAA

Recreación del viento solar:

Recreación del viento solar

Direcciones de interés:

Sobre los cinturones de van Allen:

http://pwg.gsfc.nasa.gov/istp/news/9812/radiationbelts.html

Sobre el canto del amanecer y para escucharlo:

http://sci.esa.int/science-e/www/object/index.cfm?fobjectid=27799

Para conocer más sobre los temas científicos aquí tratados:

http://www.nasa.gov/

http://sci.esa.int/

Al parecer se está utilizando el elctrochorro o elctrojet para controlar el clima, véase más información en:

http://www.meteored.com/ram/numero12/haarp.asp

Autor: Juan Manuel Martínez Puertas

Web: http://astroser.net

Este artículo pertenece a su autor y puede tener algunos derechos reservados.
Consulte con el autor para su publicación