Contacto
 Mi cuenta

Carta Natal online

Herramientas y recursos para el cálculo de la carta natal
Artículos de astrología » Más allá de las limitantes de la Astrología Horaria.

Más allá de las limitantes de la Astrología Horaria.

POR Giovanni Londoño Romero

Conocimiento, uso y práctica de las diferentes limitantes que la Astrología Horaria por siempre ha ilustrado.

Ha llegado la hora de asumir el estudio y práctica de la Astrología en sus diferentes modalidades como el encuentro de dos almas que tienen mucho para intercambiar entre sí. La Astrología ya no puede seguir siendo algo que se dibuja sobre un papel y en dos dimensiones y a partir de allí empezamos a sintonizarnos con lo que creemos puede y debe ser el contenido de la misma. No podemos olvidar que tras la Carta Natal existe un ser humano, que muy dentro de su alma guarda la esperanza de una mejor vida y de un mejor futuro.

Empezar por prepararnos para sentir la Astrología en su totalidad y por dentro, es tarea que no se puede aplazar más. Seguirlo haciendo es seguir apostándole a un futuro más material y desprovisto del sentido humano que hoy en día tanto necesitamos. La tarea empieza por darle vida, sentir, vivir, personalizar, animar y hasta colocarnos el traje o vestimenta que suelen usar cada uno de los diferentes elementos o componentes que dentro del esquema o Carta Natal existen, y sin importar su número, la tarea terminará justo en el momento en que seamos nosotros mismos cada uno de esos pequeños símbolos.

Habrá entonces que prepararnos muy bien para ser esos actores con la capacidad expresa de reflejar las emociones y sentimientos que le son propios a todos y cada uno de los grafismos astrológicos. Hablar, pensar y actuar como cada uno de ellos ha de ser nuestra consigna.

Ojo, estimados amigos, que no estoy proponiendo la idea de una astrología netamente espiritual plagada de dogmas, recetas y rituales; simplemente, lo que intento es que entendamos que para que nuestra Astrología sea apta para orientar a seres humanos de carne y hueso, emociones y alma, debemos en primer lugar humanizarla y vivirla a partir del día de hoy como un concepto social o incluso como algo muy familiar.

Todo empieza en el justo momento en que podamos entender, vivir y sentir la Carta en sus diferentes símbolos, significados, opciones y posibilidades, para entonces sí transformar sensaciones, emociones e imágenes en un sencillo lenguaje que nuestro interlocutor pueda entender. Solo así, será algo más fácil, más familiar y más vivible.

Aceptemos que la Astrología en sus diferentes modalidades nos sirve para entender y clarificar situaciones, y para entonces, tomar la más acertada de las decisiones será tan fácil como respirar. Respuestas claras para nuestros interrogantes es lo que solemos buscar a través de las Cartas, pues información en primera instancia es lo que se nos puede ofrecer, luego adaptarla a nuestra condición y exigencia de vida es lo acertado, y para entonces, saber obrar con sabiduría será la constante propia del ser humano que desea asegurarse un mejor futuro.

Para el logro de lo anterior he diseñado un taller basado o apoyado exclusivamente sobre las premisas y normativas que le dan vida a una de las modalidades más antiguas con que cuenta nuestro arte astrológico: La Astrología Horaria.

La idea central que se cierne sobre este novedoso taller es mostrar y enseñar aquellas normas que siendo calificadas desde antaño por sus practicantes como limitantes tradicionales nos sirven hoy en día para ajustar una toma de decisión en forma confiable y fácil.

De lo anterior se desprende que el objetivo central es: Preparar al participante para orientarse correctamente en el conocimiento, el uso y la práctica de todas y cada una de las diferentes limitantes que la Astrología Horaria por siempre nos ha ilustrado.

A partir de este taller, el participante podrá usar con habilidad y maestría expresiones tales como “Ascendente Prematuro o Tardío”, cuando las dudas le incomodan su vida. Para cuando el participante observa, escucha, medita, interioriza, vivencia, y usa su imaginación e intuición, habrá logrado con toda seguridad el objetivo de posesionarse de todos y cada uno de los diferentes conceptos que harán de su vida una vida certera y confiable, y sin temor alguno al tiempo que inevitablemente habrá de llegar.

El siguiente cuadro resume la esencia del objetivo que se persigue y para el cual se preparará a los participantes en el taller.

Recursos didácticos: Cartas horarias levantadas por el autor para avanzar en los análisis de casos de la vida real.

Actividad de aprendizaje: Práctica dirigida

Indicadores de evaluación: Resolución por parte de los asistentes de las situaciones ofrecidas por el monitor del taller.

Conclusiones: Las mismas serán aportadas tanto por los participantes como por el monitor del taller.

Limitantes en Astrología Horaria

Como su nombre lo indica nos adentramos en el mundo de las limitantes o restricciones que desde antaño la modalidad horaria de la astrología ha patentado para su exclusivo uso y necesidad. Siglos atrás la intención de las mismas era prevenir o advertir al intérprete horario de lo inconveniente de continuar con los análisis. El común de las limitantes centra su fuerza en prohibir los análisis, al punto de enfatizar que lo mejor que se podía hacer con aquellas cartas en las que una o varias de las limitantes se hicieran presentes era archivarlas para siempre y nunca ser enjuiciadas. Que el error del enjuiciamiento y la condenación y repudio social acompañarían hasta el final al intrépido astrólogo era la sentencia final a esperar.

Decir que la Horaria es la modalidad más antigua y que raya con la parte predictiva que toda ciencia asume como propia, sería llover sobre mojado. La gran ventaja de los nuevos tiempos es que nos permiten retomar tan especiales normativas horarias y tras la adaptación que les corresponde disponer de ellas, y no para adelantarnos al futuro (uso exclusivo que se le dio en la antigüedad), sino más bien para ser acertados a la hora de enfrentar las trascendentales decisiones a las que a diario nos vemos abocados los seres humanos.

El proceso empieza justo en el momento en que haciendo uso de las limitantes tal cual nos fueron legadas las respuestas que obtenemos en muchos casos y no pocos, resultan inadecuadas. La razón indica que algo más, y muy importante por cierto, existe en las referenciadas limitantes. La conclusión a la que llegamos después de las oportunas verificaciones, es aquella que nos indica que en muchos casos las citadas limitantes o restricciones horarias no actúan como tal, por el contrario, son ellas parte activa de la respuesta que buscamos para nuestro interrogante. Ellas son la base sobre la cual se sustenta el peso de los análisis. Son ellas quienes en últimas nos permiten obtener la respuesta esperada. No son entonces limitantes, sencillamente son parte fundamental de los análisis y por ende de la respuesta. Veamos en detalle y bajo el apartado Explicación Teórica todo aquello que horariamente hablando puede ser calificado como una limitante o un puntal fundamental a la hora de realizar los enjuiciamientos pertinentes.

Explicación Teórica

Ascendente:

Con relación al Ascendente dos limitantes podemos encontrar. La primera de ellas se presenta para cuando el Ascendente de la Carta Horaria se ubica dentro de los tres primeros grados del signo zodiacal que sea su regente. Se habla entonces de que es prematuro el Ascendente y por ende la carta y todo lo que por ella pueda ser significado. La segunda se presenta para cuando el Ascendente se ubica dentro de los tres últimos grados del signo zodiacal que sea su regente. Se habla para este caso de que es demasiado tardío dentro del signo. Por tanto, lo significado o representado por la carta deviene tardío o muy avanzado.

Saturno:

Para cuando el planeta aparece en la Carta Horaria ubicado dentro de la casa número uno se gesta el poder de la limitante propuesta por el dios de la guadaña y del reloj de arena. De darse el caso que se muestre retrógrado las consecuencias son más fuertes y obstructivas en su efecto. Se dice del mismo que destruye la pregunta y que nada bueno puede ocurrir con relación al tema consultado. El caso complementario se ofrece cuando el planeta se ubica dentro de la casa séptima. Para entonces afecta la calidad y competencia de quien sea el intérprete horario. La recomendación más sentida que se hace es que bajo ninguna condición el astrólogo intérprete debe pronunciarse sobre el tema que se le consulta.

Vía Combusta:

Se considera al espacio zodiacal que se extiende entre los 15º del signo de Libra y los 15º del signo de Escorpio como el camino combusto. Para cuando un planeta importante para los destinos de la consulta se aposenta en dicha franja no podemos esperar que las cosas funcionen o se le faciliten al interesado. La temperatura aumenta y el calor se hace insoportable.

Combustión Solar:

Para cuando un planeta que es importante para los destinos de la investigación se ubica a una distancia que fluctúa entre los 17 minutos y los 8 grados 30 minutos con relación a la posición que ostente el Sol dentro de la Carta Horaria se dice que está bajo el efecto de la Combustión Solar. Tal sería el caso que estando el Sol ubicado en los 12 grados de Virgo cualquier planeta que se ubique entre los 3º 30’ y los 20º 30’ del mismo signo estará bajo combustión. Para que el efecto sea máximo ambos cuerpos deben estar ubicados en el mismo signo zodiacal. Si se da el caso que ocupen signos zodiacales contiguos, el efecto nefasto se aminora considerablemente.

Cazimi:

Para cuando un planeta se ubica a una distancia que oscila entre los 00º00’00” y los 00º17’00’ de la posición que dentro de la Carta Horaria ostente el Sol se dice que está bajo el efecto del Cazimi. El mismo se considera como el máximo fortalecimiento de la energía y funciones representadas por el planeta que se muestre gozando de tan especial situación. Al igual que con la combustión el poder del Cazimi es máximo para cuando ambos cuerpos se ubican en igual signo zodiacal.

Rayos solares:

Efecto que se alcanza para cuando un planeta que siendo vital para la carta en estudio se ubica a una distancia de 17 grados con relación a la posición ostentada por el Sol. Siendo una limitante complementaría de la Combustión Solar es menos fuerte en su efecto. Su máxima fuerza se ofrece para cuando tanto el Sol como el planeta que sufre el efecto de los rayos se ubican en idéntico signo zodiacal. El que se ubiquen en signos diferentes disminuye el efecto negativo.

Luna Vacía de Curso:

Para cuando la Luna dentro de la Carta Horaria y sin importar su ubicación y sus condiciones posee el grado y minuto zodiacal más alto o superior, se dice que está impedida o imposibilitada para realizar y antes de pasar al siguiente signo aspecto alguno con planeta. Ella al ser comparada con los restantes planetas nos deja saber que tiene a su haber la posición zodiacal más alta en grados y minutos. No puede entonces contactar o formalizar absolutamente nada, tan solo pasar al nuevo signo zodiacal es lo único que podrá realizar.

Vacío de Curso Planetario:

Aplícase al planeta que siendo vital para los análisis horarios y que por ostentar el grado y minuto más alto no puede formalizar aspecto alguno antes de pasar al nuevo signo zodiacal. Su grado y su minuto muy superior a los ofrecidos por los restantes cuerpos planetarios hacen imposible que pueda contactar o ser contactado por alguno de ellos. Su única opción válida se limita al pasar al siguiente signo zodiacal.

Planetas Retrógrados:

Para cuando un significador o un planeta importante para las pretensiones del consultante o los destinos de la consulta horaria se muestra desplazándose en dirección retrógrada habrá que optimizar las medidas de seguridad. Sin ser necesariamente un factor que niega cualquier posibilidad de éxito, el mismo no está exento de producir dificultades de muy difícil solución. El manejar un auto a gran velocidad pero en reversa y por una carretera muy transitada, explica bien lo que sucede con el planeta que en la carta es retrógrado. Habrá que tener mucho cuidado de no irnos a chocar, podría ser traumático.

Mercurio Retrógrado:

El solo hecho de que en una consulta el planeta Mercurio se muestre desplazando en dirección retrógrada es motivo suficiente para disparar las alarmas del entendimiento y del conocimiento. El saber que es el planeta de la mente, los viajes, la información y las comunicaciones entre muchas otras cosas, son razones válidas para entender el compromiso que se adquiere al juzgar cartas con tan especial condición mercurial. El ser el dios de los ladrones y timadores bien dicen mucho del planeta. Aguantar la respiración en verdad que no soluciona del todo las dificultades, es aire limpio y en abundancia lo que necesitamos para seguir viviendo.

Fortalecimiento Planetario

Gran ventaja y en muchos casos definitiva resulta el hecho de que en la carta en estudio los planetas más importantes se ubiquen en posiciones en las cuales su fuerza se vea aumentada o potenciada. Las ubicaciones en regencia, exaltación, términos, faces, etc. son algunas de las formas como los planetas alcanzan el logro de hacerse fuertes y definitivos para la consulta. Por el contrario las posiciones o ubicaciones en los signos de caída, exilio entre otras, perjudican y disminuyen el potencial de los planetas.

Refranación Planetaria:

Entiéndase por refranación el caso que se ofrece para cuando un aspecto que aparentemente se formalizará, y tal cual inicialmente se ubican los planetas se ve impedido o malogrado en razón a que uno de los dos cuerpos involucrados en la formación del mismo pasa a un nuevo signo zodiacal antes de que el planeta persecutor o interesado en formalizar partilmente el aspecto consiga darle alcance. Es algo así como si un planeta llegase tarde al encuentro definitivo con su complemento.

Traslado de Luz:

Para cuando un planeta que siendo el más veloz de los tres logra revivir un viejo aspecto que tiempo atrás formaron otros dos planetas muchos más lentos que éste, se dice entonces que se está gestando la translación de luz. A y B que son planetas formaron tiempo atrás un aspecto de orden mayor, pero en el futuro y mientras permanezcan en sus signos zodiacales de ubicación inicial no podrán revivirlo. El Planeta C que es el más veloz hace contacto con A y toma su energía, la lleva consigo y luego la entrega o deposita en B al lograr contactarlo.

Acumulación de Luz:

Dos planetas que bajo ninguna condición podrían formalizar el aspecto astrológico que les salvaría la faena, se ven gratificados al saber que un tercer planeta que es mucho más lento que ambos, se presta para recibir la energía de uno de los dos, y luego en idéntica forma recibe la energía del otro planeta. Acumula la luz o energía del primero mientras el segundo y un poco más tarde logra contactarle. La típica labor que realiza el comisionista o intermediario que pone en contacto al comprador con el vendedor es la realizada por el planeta que se presta para recolectar la luz de los dos planetas.

Recepción Mutua:

No serán pocos los casos horarios en que un planeta ocupe el signo de otro, y éste a su vez ocupe el signo del primero. El que ambos puedan intercambiar sus signos de ubicación y logren fortalecerse al sentirse dueños de su propio territorio es un gran triunfo para ambos. Siendo una opción o alternativa que parece más un As bajo la manga, no es raro que la misma se presente como la salvación para el consultante.

Luna Nueva:

Para cuando la Luna y el Sol que son los luminares se encuentran o conjuncionan terminan por oscurecer el panorama. El máximo peligro se ofrece para cuando la oscuridad se aposenta sobre el área o casa zodiacal que controla los tema que son del interés o de necesidad para quien hace las veces de consultante. Un eclipse es en sí lo que vivenciamos cada vez que la Luna y el Sol comparten el mismo lecho zodiacal.

Grados Críticos:

Siendo ellos las estaciones diarias que va gestando la Luna en su desplazamiento, hemos de advertirlos siempre, pues no es raro que los momentos o situaciones extremas se representen o involucren a los mismos. En total son 28 y se distribuyen en relación a los signos en su clasificación de Cardinal, Fijo y Mutable. En los signos Cardinales los grados 0, 13 y 26 son los críticos. En los signos Fijos los críticos son los grados 9 y 21. Finalmente en los signos Mutables lo son los grados 4 y 17. Crisis y crítico sin duda son la misma cosa, pero bien dice el proverbio que toda crisis es una gran oportunidad de crecimiento.

Obstáculo y Frustración:

Siempre que el planeta Saturno al hacerse fuerte dentro de la carta tanto por casa como por signo impida o se interponga en la formación partil o exacta del aspecto que ha de beneficiar a los dos más importantes planetas o significadores, se estará gestando el mayor de los obstáculos horarios. Frustrar las aspiraciones y los deseos del consultante es la intención del anillado planeta. El retén o la aduana que no podemos pasar por más influencias o deseos que tengamos es la mejor forma de simbolizar el obstáculo que nos representa e impone el planeta Saturno.

Impedimento planetario:

No serán escasas las Cartas Horarias en las que los dos más importantes planetas o significadores primarios se ubiquen en lugares zodiacales donde su fuerza es nula y sus condiciones extremadamente inoperantes. A una debilidad le sobreviene otra y muchas más, al final, los planetas se muestran impedidos en su totalidad para proveer o anunciar resultados positivos. Todo se nos ofrece caótico y sin posibilidad de una pronta solución.

Sitio y Prisión:

Para cuando la Luna o un planeta importante para la consulta se halla ubicado en una posición que es encuadrada o rodeada; y sin importar para nada su distancia de separación, por sendos planetas maléficos, se dice que está en Sitio. La prisión se ofrece para cuando los tres cuerpos involucrados en el encuadramiento se ubican en igual signo zodiacal. Un buen abogado es lo que por ahora necesitaremos.


La segunda fase del taller consiste en meternos con nuestros sentidos, mente y emociones dentro de las limitantes que acabamos de ver. Al final y tras la meditación y/o visualización la luz que yace dentro de nosotros iluminará por siempre la oscuridad que ahora existe.

Meditación

Como uno de los objetivos es sentir la astrología y la totalidad de sus componentes a fin de alcanzar la sabiduría que por siempre se ha ocultado dentro de la misma, justo en este punto los asistentes cerrarán sus ojos y el instructor a su voluntad tomará algunos de los conceptos o palabras con las cuales se nombran las diferentes limitantes. Nombrará en voz alta la limitante seleccionada y por un espacio de tiempo los asistentes se limitarán a dejar que a sus mentes lleguen imágenes, sensaciones, sonidos, colores, sabores o situaciones con las cuales pueda asimilar o emparentar el concepto escuchado. No sería raro que al escuchar la expresión Vía Combusta la persona sienta o visualice en su mente un camino en llamas o una situación de máximo riesgo y exigencia. Algunos otros pueden traer a su mente hechos vividos en su infancia o en su juventud y que de una u otra manera se relaciona con el concepto sugerido.

Entendimiento

El entendimiento es la resultante del paso anterior. Tras abrir de nuevo sus ojos cada unos de los asistentes debe tener para sí un concepto o forma de identificar y/o entender a cada una de las limitantes. Lo interesante es que dicha forma de entendimiento estará por siempre en la mente de la persona, y se pondrá en actividad cada vez que se enfrente a la limitante en medio de una consulta. Un patrón o un standard de juzgamiento horario es lo que al final del ejercicio habrá ganado con toda seguridad. Que el patrón llegue a ser como un acto reflejo es la idea final y el objetivo a lograr.

Aplicación

Sin duda y a toda luz la aplicación de lo aprendido es una de las partes centrales o vitales para alcanzar el objetivo final.

Preparar al participante para orientarse correctamente en el conocimiento, el uso y la práctica de todas y cada una de las diferentes limitantes que la Astrología Horaria por siempre nos ha ilustrado.

Para el logro de lo anterior se dispondrá de ejemplos claros y precisos en los cuales la limitante en estudio pueda verse en su máxima expresión. Es en la carta de ejemplo donde todos y cada uno de los asistentes podrán probar lo aprendido y lo que es mejor, probar su único y propio patrón o standard de juzgamiento horario. Trasladar el contenido de su mente, sus sentidos y sus emociones a la fría carta es la prueba de fuego que todos han de pasar.

Práctica Dirigida

En este punto los asistentes se alistarán para participar de prácticas horarias dirigidas y en las cuales las limitantes se incorporarán al trabajo rutinario de análisis. Es algo así como empezar a ubicar cada una de las piezas del puzzle en el lugar correcto que le corresponde. La idea de los ejemplos es ver actuando cada limitante en su justa medida y utilización. Algunos de los ejemplos y a fin de que los asistentes puedan disponer de ellos serán tomados de ambos libros editados por el autor: "Lo que me legaron mis antepasados" e "Historias Astrológicas".

Uso Constante

Una vez terminado el taller cada uno de los asistentes debe estar en la disposición de juzgar correctamente cartas horarias y lo que es más importante, podrá tomar y ayudar a tomar decisiones en forma más precisa y confiable. El uso constante es el día a día en que se desenvuelva quien a partir de ahora será un consultor de la modalidad horaria de la astrología.

Para una mayor comprensión de la mecánica del taller ofrezco un ejemplo o imagen, pues sin duda él es mejor que miles de páginas escritas sobre el mismo tema. El mismo está centrado sobre el tema de la Vía Combusta o camino ardiente:

En primer lugar definamos lo más exactamente que se pueda qué es o qué se entiende por Vía Combusta según la tradición. Para ello me apoyaré en la Enciclopedia Astrológica del autor Nicolas Devore:

“El sendero combusto. Como lo empleaban los antiguos se refería sin duda a un enjambre de estrellas fijas en los primeros grados de la constelación Escorpio. La Luna, ubicada en el momento natal en ese arco era considerada afligida como si estuviese en eclipse en o cerca de uno de los nodos. De ser así, la descripción debería corregirse 1º cada 70 años, para compensar al arco precesional. Esto probablemente ubicaría a la Vía Combusta en la región ocupada por Antares y opuesta a Aldebarán, un arco que actualmente se centra en torno de 10º Sagitario. Un planeta natal o la Luna en ese momento natal, se escribirá así como “en Vía Combusta”. Algunas de las autoridades más antiguas la ubicaron en la última mitad de Libra y la totalidad de Capricornio; otros, desde Libra 15º hasta Escorpio 15º”
Enciclopedia Astrológica
Nicholas DeVore

Ahora veamos al respecto lo que dice Alan Leo en su Diccionario de Astrología:

“El camino Combusto. Son los últimos 15 grados de Libra y los primeros 15 grados de Escorpio. Los antiguos astrólogos lo consideraban particularmente desafortunado, en especial para la Luna, quien se dijo que sufría en esta vía tanto como durante un eclipse. Según algunos autores, la Vía Combusta es la última mitad de Libra y todo Capricornio”
Diccionario de Astrología
Alan Leo

Ahora veamos lo que dice el autor Derek Appleby, al que podemos considerar un autor moderno en relación al tema:

“El área que se extiende desde los 15º de Libra a los 15º de Escorpio es conocida como la vía combusta. La tradición establece que si el Ascendente o la Luna caen entre estos dos puntos, no es aconsejable dar un juicio, y algunas autoridades en el tema sostienen que cualquier significador que caiga en esta área es inútil. La única excepción la constituye el grado 23 de Libra, enclave de la estrella fija Spica; ésta posición se considera más afortunada. Personalmente no he encontrado esta regla digna de confianza, de modo que la suelo ignorar”
Derek Appleby

En lo personal me adhiero en su totalidad a lo expresado por Derek, no veo por qué la Vía Combusta necesariamente tenga que ver con un impedimento para enjuiciar. De anotar que un acuerdo tajante entre los dos puntos o grados que definen o delimitan la Vía Combusta no existe, pues apenas la opción de los 15º de Libra a los 15º de Escorpio logra una ligera supremacía.

No está por demás y desde mi visión muy personal, insistir en que ninguna de las tradicionales limitantes o restricciones horarias nacen o se hacen para impedir el enjuiciamiento. Ellas en un alto porcentaje describen condiciones muy propias del consultante al momento en que eleva su consulta al cosmos. Son ellas, parte muy activa de la carta y por tanto de la consulta, y sin ellas, la respuesta que afanosos buscamos jamás podría existir. Mi práctica y experiencia única de varios años es la que me lleva a enfocar las limitantes de la manera expuesta. Me inclino más a ver, sentir y entender a las limitantes horarias como sendas dificultades que le son propias al consultante al momento de proponer o dar nacimiento a la consulta, obstáculos y problemas de gran exigencia y que se hace necesario resolver antes de alcanzar las soluciones, es lo que las restricciones horarias nos proponen dentro de la carta horaria.

 

Los invito a que por unos momentos cierren los ojos y piensen en la expresión Vía Combusta. ¿Qué les llega a sus mentes? ¿Con qué imágenes la relacionan? ¿Qué sienten? ¿Experimentan temor, duda o preocupación?

Para cuando hice este mismo ejercicio, una y otra vez llegaba a mi mente la imagen de un camino ardiendo, algo así como un callejón lleno, pero lo que se dice lleno, de brasas y carbones ardiendo, leños al rojo vivo, etc., Lo tenaz es que descalzo me era obligado pasar hasta el otro extremo del callejón. ¡Pobres mis pies!

Se desprende de lo anterior la enseñanza de que cuando un término o concepto astrológico en un comienzo no lo entendamos o podamos definir, hagamos que nuestra mente gracias a la visualización y/o imaginación sea nuestra ayuda, dejemos que las imágenes lleguen a nuestra mente sin temor ni desconfianza, dejemos que las mismas nos acerquen conceptos que nos sean familiares y que de una u otra forma se relacionen con el término que nos es desconocido.

Retornando a la Vía Combusta y apoyándome tanto en la tradición, en mi experiencia, y en las imágenes mentales puedo decir que la misma es una muy seria dificultad horaria. Es un obstáculo que siendo complicado y difícil hasta más no poder, no le ofrece otra posibilidad distinta al consultante que enfrentarse al mismo, diría retomando mi imagen mental, que no lo queda más de otra que quemarse los pies tratando de pasar o llegar al otro extremo del ardiente e interminable camino. Sin duda es algo que nos dejará huellas imborrables. Teniendo en cuenta que los pies que se queman son los mismos que usamos para mantenernos firmes y estables, es claro que la Vía Combusta es algo que atenta contra la estabilidad y seguridad del consultante, pues de seguro los quemones durante muchos días los sentirá y le dejarán paralizado sin poder dar un solo paso. Ese camino ardiendo sólo el consultante debe pasarlo, no le está permitido ni hacerse reemplazar ni ir acompañado, y mucho menos, llevar algo para calmar y aminorar los dolores. Más, si le está permitido avanzar a la velocidad que desee, al punto, que si logra pasar el ardoroso camino en tres saltos mejor para él, pero ahí del pobre hombre si cayera por culpa de un tropezón, será difícil que se pueda volver a levantar. La Vía Combusta sin duda es un infierno en llamas, similar al Hades plutoniano, del cual para salir ilesos hemos de ser tanto o más inteligentes que el mismo dios Mercurio. Una gran y exigente prueba entonces deviene la famosa Vía Combusta para el consultante en su deseo de alcanzar lo deseado o propuesto en su consulta horaria. Es un juego donde la vida pende de un hilo. Volviendo un poco a los pies, que son la parte más quemada o herida, Piscis es el signo que los regenta, y dicho signo por ser del elemento agua habla de emociones. Es claro que ante tanto calor el agua prontamente se evapora, de nada sirve entonces ser emocional cuando de la Vía Combusta se trata. Hay que ser decidido y racional hasta más no poder. Por racional entendamos realista y objetivo. No hay tiempo que perder al cruzar el camino ardiente y fogoso de la Vía Combusta, pues cada segundo las quemaduras aumentan, cada segundo es de vida o muerte.

En conclusión digamos que la Vía Combusta, que es el espacio que se extiende entre los 15º de Libra y los 15º de Escorpio es una gran prueba, un desafío total a las capacidades, necesidades e intenciones del o la consultante. Se gana o se pierde, se vive o se muere, no hay términos medios, no hay una segunda oportunidad, es ahora o no es nunca. Nos doramos lo necesario, o nos achicharramos.

El saber que en la parte de Escorpio la Luna se debilita a la manera de una caída es algo que confirma las condiciones tan incómodas y hasta nefastas que han de acompañar a los asuntos o personas que en una carta horaria puedan ser regentados por ella. Venus ha de ser el otro planeta que tendrá que cuidarse y mucho de no caer o verse frente al ardiente camino. La poca Agua de Escorpio de que puedan gozar muy pronto ante tanto calor se evaporará por completo y el calor se hará más insoportable. En la parte de la Vía Combusta que pertenece a Libra serán Marte y el Sol quienes tendrán que rezar para no caer en tan penosa condición, pues allí el Aire de Libra que sopla lo único que hace es avivar el fuego de las brasas y leños, resultando en quemaduras más intensas.

Recuerdo ahora una película en la que el protagonista, practicante de las artes marciales, para endurecer sus manos y golpear más fuerte metía ambas manos en el fuego. Al final con sus golpes letales venció a sus rivales de turno. La moraleja entonces es que el fuego funde pero igual endurece todo lo que se ponga a su alcance. ¿Será entonces que la Vía Combusta es una parte del zodíaco donde nos fundimos tal cual el desafiante hierro, hasta hacernos blandos para luego endurecernos y hacernos resistentes, muy duros? Veamos un ejemplo concreto en el que se aplica lo expuesto para la Vía Combusta:

En horas de la mañana del 22 de Marzo del 2000, me encontraba en mi apartamento para cuando una mujer que vamos a identificar por el nombre de Esmeralda vía telefónica me solicitaba. Reconocí rápidamente a Esmeralda, a quien sentí por su tono de voz muy pero muy preocupada. Ansiedad igual se desprendía de ella a cada palabra que me transmitía. “La premura de mi viaje a los USA me ha puesto entre la espada y la pared y me urge tomar una decisión lo más pronto posible”. Esas fueron sus palabras que me alertaron de que los cosas en la vida de mi amiga Esmeralda no iban muy bien para aquel momento. Esmeralda hace algunos años se separó de su esposo, pero una relación de amistad y los hijos que existen del matrimonio aún les mantiene en comunicación. Continuemos con el relato de mi amiga: “Tengo una extensa cartera morosa que no he podido hacer efectiva; pues los clientes aluden problemas financieros de todo orden. Mi viaje en muy pocos días se realizará, y tengo la necesidad urgente de dejar una persona de mi confianza encargada de ejecutar los cobros o en su defecto empezar las demandas ante las autoridades competentes. He pensado en mi hermana, igual he pensado y teniendo en cuenta que mi ex-marido es abogado, que él sea la persona que se encargue. En verdad que mi ex-marido es muy buen abogado, pero igual es un muy mal administrador financiero y se corre el riesgo de que haga mal uso del dinero que pueda irse recaudando, y más cuando su nueva mujer no es de confiar en asuntos monetarios”

Como se puede entender amigos las cosas no eran fáciles y exigían soluciones que no daban espera. Palabras más palabras menos la anterior es la base histórica que sustenta la consulta hecha por Esmeralda: “¿Es conveniente o correcto dejar a mi ex-marido encargado de recoger la cartera morosa?”

Muy contundente, clara y precisa ha resultado la interrogación de nuestra consultante. Eran exactamente las 10:49 A.M. hora local de Colombia para cuando la pregunta en su totalidad me era realizada por Esmeralda, quien a propósito se ubicaba en la ciudad de Cali. Coincidía consultante e interprete horario en la misma ciudad es lo que se puede concluir. Con lo anterior y sin duda ya podemos llenar el formato básico de trabajo:

Pregunta: ¿Es conveniente o correcto dejar a mi ex-marido encargado de recoger la cartera morosa?
Fecha: 22 de Marzo del 2000
Hora: 10:49 AM
Lugar: Cali - Colombia
Longitud: 76º W 32’
Latitud: 3º N 27’
Diferencia GMT: + 5 Horas
Sistema de Casas: Placidus.

En la carta la Luna que regenta por Cáncer su casa dos, la de su propio dinero, se ha ubicado justo en la parte de Escorpio de la Vía Combusta. Desde allí la Luna tendrá más temprano que tarde que contactar a Júpiter; regente de la casa siete, y por tanto del ex esposo, mediante una dura oposición. Con una Luna tan debilitada y en oposición al significador de su ex marido es claro que sería un gran error de su parte confiarle a éste su propio dinero. No podemos desconocer que en la carta las buenas relaciones que aún existe entre ellos se muestran o corresponden al buen aspecto entre Mercurio (Consultante) y Júpiter (Ex esposo) de sextil. Pero a nivel de economía (Luna) no se puede hablar en los mismo términos. Bien dijimos en relación a la Vía Combusta que la Luna en la misma se perjudica enormemente, y no solamente por los sacrificios, penas, desafíos, quemaduras de tercer grado y problemas que la misma pueda ocasionar, sino porque en Escorpio se debilita al máximo. No olvidemos que la Vía Combusta es un camino ardiente que tenemos que pasar en solitario, y que no podemos delegar ni ser asistidos o reemplazados. Es algo de lo que nos toca apersonarnos por siempre. El inmediato aspecto de la Luna será de trígono con Mercurio (la consultante), que bien o mal entendido es una razón más y de peso suficiente para entender que el mejor camino para la consultante es apersonándose por completo de sus finanzas. Sin duda quemarse es la opción que por ahora tiene la consultante, esperemos eso sí, que las quemaduras sanen pronto.

Como pueden haberse dado cuenta el proceso empezó al interiorizar en los conceptos que para la Vía Combusta se tenían y tras lograr mi propio patrón de entendimiento y enjuiciamiento horario procedo a incorporarlo a las diferentes Cartas Horarias que a mis manos puedan llegar y en las que necesariamente se involucre el factor horario en mención. Al proceso que acabo de explicar e ilustrar es al que todos y cada uno de los asistentes deben y pueden llegar.

Lo anterior es el grueso de mi taller sobre Astrología Horaria presentado en el Segundo Congreso Nacional de Astrología, Bogotá 2000.

Giovanni Londoño Romero

Autor: Giovanni Londoño Romero
ceprinas@yahoo.com

Este artículo pertenece a su autor y puede tener algunos derechos reservados.
Consulte con el autor para su publicación