Contacto
 Mi cuenta

Carta Natal online

Herramientas y recursos para el cálculo de la carta natal
Artículos de astrología » Tránsitos de Urano y flores de Bach

Tránsitos de Urano y flores de Bach

POR Tito Maciá

Los niños de 11 a 13 años

Urano es considerado el planeta de las características especiales. Su forma de girar es completamente distinta al del resto de los planetas; mientras éstos giran sin variar apenas su eje con respecto al plano de la eclíptica, Urano inclina su eje hasta los 98º, dando la imagen de que va rodando por un pasillo circular.

Urano es análogo a la fuerza cósmica que obliga a nuevas revisiones y se relaciona con los cambios imprevisibles; a diferencia de los cambios lunares periódicos y previsibles. Representa la técnica que promueve situaciones evolutivas, nuevos modos de ver las cosas. Urano enlaza siempre con los cambios súbitos e imprevistos, las diferencias impensables, lo nuevo y lo desconocido. Urano representa la mutación, la inversión, la novedad, las alteraciones, las crisis y las innovaciones. Una de sus escenificaciones típicas de Urano son los actos de pasar de un extremo a otro, tomar otro giro, ser otra persona o mudar el hito.

Sus tránsitos de conjunción o de aspecto tenso sobre el Sol o sobre la Luna se escenifican a través de situaciones de crisis, desorden, confusión, anomalías, irregularidades o disconformidades que conducen generalmente a la escisión, la desunión, la desvinculación, la separación o la independencia.

Urano se relaciona con un nivel de conciencia semejante al de Mercurio, es decir de tipo mental, pero más intenso y más vasto o amplio. Urano es la conciencia que transciende lo temporal, atraviesa las fronteras del tiempo y nos permite concebir cosas de una manera atemporal, representa la posibilidad de percibir lo que no ha sucedido aún, la visión del futuro.

Urano se relaciona también con la primera conciencia de lo colectivo y la necesidad de buscar la propia individualidad. Urano es la necesidad de autoconocimiento, es la forma de conocimiento que se logra a través de una disciplina como el psicoanálisis o la Astrología, por poner dos ejemplos.

El ciclo de Urano, es decir, el tiempo que tarda en dar un vuela alrededor del Sol, es de 84 años aproximadamente. Este ciclo tiene unas épocas especiales o edades generales en las que se manifiesta abiertamente la influencia del planeta que obliga a cambiar, a crecer, a evolucionar.

La primera vez que se nota la influencia evolutiva de este planeta es entre 11 y 13 años, en esa edad Urano se sitúa a 45º de su lugar natal, es decir en conjunción en el armónico 8, y se desata el significado de la semicuadratura y del armónico 8 que es una manera tensa de dejar fluir la energía renovadora de Urano.

A partir del momento en que comienza a influir Urano, el niño mayor siente la necesidad de justificar sus acciones ante otras personas para demostrar su veracidad, o para que conozcan su capacidad o conocimiento. Es la edad en la que se comienza a sufrir de verdad a causa de los exámenes.

A lo largo de algunos meses, a veces se puede alargar más de un año debido a las retrogradaciones del planeta, el niño, ya niño viejo, tiene que verse obligado a realizar cambio, a mutar, a comenzar a considerar, meditar y reflexionar, a pensar bien las cosas y a prestarles más atención.

Este es un tiempo de cambio en el que aumentan las secreciones de adrenalina en el niño, lo que provoca excitación, inquietud, temores, situaciones en las que sienten recelos de que les hagan daño, y les hace rehuir a ciertos lugares o personas, por considerarlas molestas o violentas.

Es una edad en la que comienzan las preocupaciones por el tema sexual y les hacen mantener el pensamiento en cosas que no han sucedido, creándoles ofuscaciones. Es tiempo de fricciones con personas con las que el niño está obligadamente en contacto y que le producen irritación, excitación o molestias.

Por otro lado se trata de una etapa muy sensible, en la que se orienta la tendencia sexual, es el tiempo de pasar de gusano a mariposa, de romper el capullo y empezar a volar. Para ayudar a atravesar esta etapa de vida y paliar la angustia que causa incertidumbre, miedo, inquietud, nerviosismo e irritabilidad hay cuatro tipos de flor. Según al Elemento al que se pertenezca.

Walnut. Niños de tierra

Para los niños que tienen ideales y ambiciones bien definidas, niños cumplidores, que rara vez se apartan de sus propias ideas, propósitos o trabajo, ante el entusiasmo, convicciones o sólidas opiniones de los demás. El remedio da constancia y protege de las influencias externas.

Cerato. Niños de aire

Para aquellos niños que no tienen suficiente confianza en sí mismos, que les cuesta mucho tomar sus propias decisiones. Niños que están constantemente pidiendo consejo a los demás, y a veces les aconsejan mal.

Holly. Niños de agua

Para los niños que frecuentemente se ven atacados por pensamientos como la envidia, los celos, la venganza, la sospecha. Para paliar el sufrimiento causado por elguna forma de vejación. Por dentro pueden sufrir mucho, con frecuencia no existe una causa real de su desdicha.

Impatiens. Niños de fuego

Para los niños que son de pensamiento rápido y veloces en la acción y que quieren que todo se haga sin vacilación ni retrasos. Cuando están enfermos, están deseando curarse rápidamente. Les resulta muy difícil tener paciencia con las personas lentas, pues les parece un error y una pérdida de tiempo, y se esforzarán por hacer que esas personas sean más rápidas en todos los aspectos, siempre estan dando prisa a los demás.


Aprende más sobre el ciclo de Urano y las flores de Bach en el blog de Tito Maciá. En él nos habla del ciclo completo de Urano y nos explica cómo influye este planeta en las distintas etapas de nuestra vida. Descubre qué flor de Bach te ayuda en cada una de ellas.

Autor: Tito Maciá

Web: http://titomacia.ning.com/

Este artículo pertenece a su autor y puede tener algunos derechos reservados.
Consulte con el autor para su publicación