Contacto
 Mi cuenta

Carta Natal online

Herramientas y recursos para el cálculo de la carta natal
SistemaGR » Artículos » Cartas entre dos grandes

Cartas entre dos grandes - 3

POR OCTAVIO MACHADO

Continuación de la Carta del Prof. German Rosas al Prof. Wendel Polich: (Parte 3)

II) OTRO TIPO DE PREGUNTAS QUE NO NECESARIAMENTE ASPIRAN A RESPUESTAS

a) Un punto que me preocupa grandemente es el nombre mismo de la ciencia de los astros. Me refiero a los términos ASTROLOGÍA, COSMOBIOLOGÍA, HOROLOGÍA, etc.

En la pág. 16 del N° 58 de "Astrología", en el punto b) ud. y Page escriben: ... "Ahora es nuestra oportunidad! Con esta clave (el S.T.) y en este siglo XX, podemos comenzar a actualizarnos con respecto a las otras ciencias, las que indudablemente nos han dejado muy atrás. Sin embargo, ahora poseemos los medios para elevar a la Astrología al nivel de las CIENCIAS, 'y esto debemos hacerlo nosotros, los astrólogos, porque si no la Astrología será redescubierta y rebautizada para nuestra eterna vergüenza.' (Lo subrayado es de mi parte).

En realidad, ese párrafo es claro y tajante. Por mi parte, yo no soy astrólogo ni pienso que toda mi vida me dedicaré a ella pues tengo otras fuertes inclinaciones intelectuales que, sin embargo, necesitan como cimiento un dominio de los aspectos más importantes de la astrología. (4)

No obstante, me agrada el término "ASTROLOGIA" porque alude a una TRADICIÓN QUE SÍ EXISTE, por que su sentido etimológico (ASTROS = los cuerpos celestes y LOGOS = el verbo) expresa y define con claridad un mecanismo y un objetivo. En el párrafo de Uds. que he transcrito encontré una base muy estable para cimentar más aún mi inclinación por dicha denominación.

El término "Horología" lo he visto planteado con una gran base interna en un pequeño artículo del sr. Francisco Aguilar (a quien no conozco pero me inspira gran respeto) publicado en SAYANA. Pienso, no obstante, que el término no tiene porvenir debido a ser una palabra cuya fonética se presta a equívocos y ¿por qué no decirlo? a ironía no bien intencionadas de los adversarios de la ciencia.

En cuanto al término "Cosmobiología", lo plantea el Dr. David Ferriz en su obra y quienes con él estudian la astrología en la Institución fundada por el sobresaliente Dr. Raynaud de la Ferriére. Sin embargo, 'una sola vez' el Dr. de la Ferriére se refiere al término COSMOBIOLOGÍA y fue en forma oral en una Universidad Centro-Americana, discurso que fue transcrito y publicado en un pequeño folleto bajo el título de "La Venida del Gran Instructor del Mundo", texto posteriormente recopilado junto con otros 4 títulos ("Los Centros Iniciáticos", "Los Misterios Revelados", "Ciencia y Religión" y "Misticismo en el Siglo XX"), que ahora se consigue bajo el título de "LOS GRANDE MENSAJES" editado por Diana S.A. de México (5) A lo largo de los "G. Mensajes", el Dr. de la Ferriére usa el término astrología reiterativamente docenas y docenas de veces. En su libro "EL ARTE DE LA NUEVA ERA" (aún no editado, pero que he tenido oportunidad de leer y estudiar) sigue con el término astrología. Igual en "YUG YOGA YOGHISMO, una matesis de psicología" (Ed. Diana). Lo mismo en sus otros libros pequeños con el nombre de propósitos psicológicos; inclusive uno de ellos -que son 36 en total- está dedicado a la astrología y se titula "SIMBOLISMO ASTRAL" y a lo largo de sus breves y valiosas páginas utiliza el término "astrología". Escribió además un libro (no editado y que no conozco) titulado DOCUMENTACIÓN ASTROLÓGICA" ... en fin, no he encontrado, en mis reiteradas lecturas de las obras del Dr. de la Ferriére ninguna base suficiente para cambiar el nombre a la ciencia astrológica.

Además, en el uso diario, al enunciar COSMOBILOGÍA, aparece algo presuntuoso y demasiado prometedor, más, al abordarla uno se da cuenta que se trata de la astrología. Por otro lado, la definición oficial de la astronomía en relación a la palabra COSMOS es muy amplia e incluso existe la rama denominada 'COSMOLOGÍA' encargada del estudio de la forma, tamaño, origen, futuro y peculiaridades de nuestro Universo y/o de su posible relación con otros universos. Y podemos decir lo mismo de la ciencia BIOLOGÍA. Pienso que el término COSMBIOLOGÍA suena extenso y multivoco, lo cual ni didácticamente ni semánticamente se precisa teniendo un término tan completo como ASTROLOGÍA ni aún cuando ésta tiene comprobaciones, leyes, hechos, etc. que aquella por sí misma no la tiene. Pregunto: ¿Por qué sacar de la nada un nuevo término y hacerlo vivir con la sangre toda de otro término al que consideramos en desuso? En el hecho hay dos aspectos contradictorios:

- Se considera el término ASTROLOGÍA en desuso y -se extrae todo lo valioso de la ASTROLOGÍA para hacer nacer otro término que por sí mismo no contiene nada. De todas maneras, yo no tendría ninguna preocupación si en sus últimos artículos no hubiera visto el término "cosmobiología" suplantar el término "astrología". Como estoy acostumbrado a imponerme el mayor rigor en mis opciones teóricas, le pregunto respetuosamente si la ciencia ASTROLOGÍA realmente requiere un rebautizamiento. También pregunto desde mi papel de expositor y específicamente de expositor de los descubrimientos de Ud. y de Page. Es cierto que en mi breve ensayo "Técnica de Interpretación Astrológica" usé más de dos veces el término "cosmobiología" pero fue por no habérmelo planteado el término todavía con el rigor necesario. Una breve opinión suya me será de invalorable base de decisión.

b) EL ASUNTO DE LAS "Conexiones Genealógicas".

Del libro "S.T.", este tópico de las "Conexiones Genealógicas" me mantiene maravillado. Ya no se trata, únicamente, de la conexión del individuo con el cosmos al segundo de tiempo sino de su conexión al segundo con su árbol genealógico. He meditado sobre este punto a la par que he establecido las conexiones genealógicas (mediante las DMO respectivas) de varias familias: en todos los casos se constata la ley matemático-astrológica.

LA GENÉTICA recibirá un impulso extraordinario al hacer uso de este muy valioso descubrimiento topocéntrico, por que he analizado que la DM0 de un individuo con sus ascendientes establece el tipo de herencia que recibe de cada ascendiente; de modo que, si el individuo tiene más contactos de DM0 por ejemplo con su abuelo paterno, que con su propio padre, entonces hereda más atributos de su abuelo paterno que de su padre, etc. Se podría pues decir que los 'genes' pueden ser estudiados cualitativa y cuantitativamente mediante las leyes astrológicas ("conexione genealógicas"). He conocido a una srta. cuya ascendencia se remonta al gran Santo Tomás de Aquino, y el tío de esta srta. es experto en heráldica de modo que poseen datos minuciosos de los ascendientes; hemos quedado en obtener tales datos y procesarlos cuidadosamente y espero que, con la ayuda de Dios omnipresente (denominación que parece haberle simpatizado a Ud.) pueda establecer una genealogía de varios siglos que podría extenderse hacia el futuro. De modo que no sólo el concepto KARMA parece enteramente científico sino también, 'es como una consecuencia insoslayable', el término REENCARNACIÓN, puediéndose establecer -hay mucha posibilidad de llegar a hacerlo- la demostración matemática de esos conceptos... Así como la Astronomía ha quedado "boquiabierta" ante la constatación de los llamados AGUJEROS NEGROS Y AGUJEROS BLANCOS, así la astrología topocéntrica llega a los "agujeros negros y blancos" del ser humano como extraña individualidad eterna, situando al hombre contemporáneo frente a hechos que demandarán un replanteamiento del concepto de "ser humano". Podríamos decir metafóricamente, que estamos al borde de un día que tendrá muy numerosos amaneceres... Y entre los h a c e d o r e s de ese día, están, en la línea de fuego, ud. y Page.

c) EL NODO Y LA RUEDA ó PARTE DE LA FORTUNA (NOD - RUE)

A raíz de los escritos de uds. y de la explicación y constatación científica que dan acerca de la importancia del NOD y de la RUE, inicié controles al respecto para averiguar el SIGNIFICADO ESENCIAL de c/u y sus regencias. Tomé en cuenta únicamente aquellos horóscopos donde 'habian hechos' que NO SE EXPLICABAN SIN TOMAR AL NOD COMO "CAUSANTE" DE ELLOS, lo mismo con la RUE. Así pude ver (teniendo en cuenta primero la opinión de diversos autores) que NOD rige SAG y que la RUE rige a VIR y que el NOD significa LA INTELIGENCIA ACULTURAL, aquella privilegiada sabiduría del hombre primitivo que se orienta con precisión por las selvas intrincadas SIEMPRE en la correcta y exacta dirección de su objetivo; esa privilegiada sabiduría subsiste en el hombre de las ciudades, aún cuando soterradamente, y es natural que el NOD haya vuelto al escenario mental cuando el hombre PRE-SINTIÓ que no todo era racionalismo sino que existen otras sublimes realidades de las que, él, necesariamente participa. La RUE significa lo que en teología católica se llama LA GRACIA, algo así como el cordón umbilical que une nuestro ser material-espiritual a la Divinidad; en tal sentido, en la Casa que ella se ubica, allí tenemos nuestro TESORO. De todas maneras, sigo el estudio al respecto y me ayudaría su gran experiencia y su juicio sería brújula de inestimable valor."

-------------------------------------------

(4) Preciso explicar este concepto pues no es presunción decir lo dicho. Me guía en esta actitud desde nueve años lo que posteriormente encontré expresado en una obra de Karl Jaspers. El dice: "... El pensamiento filosófico sistemático requiere un verdadero estudio. Este estudio encierra en sí tres caminos"

"Primero, el tomar parte en la investigación científica. Esta tiene sus dos raíces en la ciencia natural y en la filosofía y se ramifican en una casi inabarcable multitud de especialidades científicas. La experiencia de las ciencias, de sus métodos y de su pensar crítico hace adquirir una actitud científica que es supuesto indispensable de la veracidad en el filosofar."

"Segundo, el estudio de los grandes filósofos. No se llega a la filosofía sino por el camino de su historia. Este camino es para el individuo un trepar, digámoslo así, por el tronco de grandes obras originales. Pero ese trepar sólo tiene éxito cuando parte del impulso original de un interés actual, creando parte del propio filosofar que se despierta en el estudio."

"Tercero, el vivir a conciencia diariamente, la seriedad de las resoluciones decisivas y la responsabilidad de lo hecho y experimentado."

"Quien omite uno de los tres caminos -sigue diciendo Jaspers- no llega a un claro y verdadero filosofar. Por eso es la cuestión para cada cual, principalmente para cada joven, la forma determinada en que recorrerá estos caminos; pues sólo una pequeña parte de lo asequible a lo largo de ellos logra conseguir él mismo. La cuestion se divide en éstas:

- "¿qué determinada ciencia intentaré llegar a dominar hasta el fondo como un especialista?"
- "¿cuál de los grandes filósofos voy no sólo a leer, sino a estudiar a fondo?"
- "¿cómo voy a vivir?"

("La Filosofía" Karl Jaspers, págs. 121,122, Breviarios del Fondo de Cultura Económica, México 30-XI-1974; Título original; EINFÜHRUNG IN THE PHILOSOPHIE" ©1949 Artemis-Verlag -A. G. de Zurich).
Personalmente, a ese planteamiento riguroso, contesté, sucesivamente:

a) La Astrología, b) Las obras del Dr. Raynaud de la Ferriére, y, c) como está planteado el vivir para la evolución en la Era de Acuario, al menos, intentándolo. Comprenderá, desde otro ángulo, la razón de mi admiración a Ud. y a Page. Entreveo que la Astrología contesta satisfactoriamente el "QUIÉN SOY? DE DÓNDE VENGO? A DÓNDE VOY?", pero otra pregunta enorme se levanta a continuación: "¿POR QUÉ HAY SER Y MEJOR NO HAY NADA?" Se dice que a esta pregunta contesta satisfactoriamente la tradición de la Sagrada QABBALAH. Y la pirámide continúa, seguramente ... Sin ansiedad y con paciencia trato de avanzar algo cada día. Me ha costado muchas aversiones mi heterodoxia pero pienso que la ortodoxia paraliza el corazón; de todas maneras, la misma ciencia astrológica me explica el por qué de cada cosa que me sucede y de cómo yo TENGO DIRECTA PARTICIPACIÓN EN CADA HECHO.

(5) "... Si abordamos el problema astrológico tan ampliamente, es para significar toda su importancia que es, por lo demás, muy comprensible. Naturalmente, no se trata de la Astrología Profana, tal como la mayoría de la gente la concibe sino de la Astrología ESOTÉRICA, es decir, del sentido profundo que existe en el seno de esta Ciencia; estamos lejos de la cuestión "horóscopo" lo cual se menciona tan pronto como se habla de los astros ... Es por esto que, en los medios científicos, se emplea un nuevo vocablo para definir La Antigua Ciencia de los Sabios; el término un poco anticuado de Astrología ha cedido su lugar al de COSMOBILOGÍA." Pág. 74, obra citada (Los Grandes Mensajes) El texto corresponde a 1947. Posteriormente, en un texto de Agosto de 1957, escribe el Dr. Serge Raynaud de la Ferriére:

“El término "Astrología" es colocado a menudo con todos los vocablos que caracterizan las teorías de las diversas supersticiones vagas; muy numerosos son los investigadores serios que han querido reajustar esa terminología que parece en desuso en nuestra época moderna y que ha sido tan escarnecida por la gran explotación de la credulidad humana en uso en todos los tiempos por charlatanes poco escrupulosos. Así se han propuesto las palabras: antropología cósmica, cosmobionomía, meta-astronomía, astrobiología y cosmobiología como títulos en relación con nuestra época en la cual la astrología ha retomado su punto de Ciencia, empleada seriamente por verdaderos sabios y aceptada por la "élite" intelectual.”

“Ella se divide en dos grandes partes: la una matemática, la otra filosófica -continúa diciendo de la Ferriére-. Primeramente se recurre a los cálculos conocidos por todos aquellos que han estudiado los fenómenos del Universo y el mecanismo celeste; más tarde se recurre a un sistema psicológico muy racional. Por supues, el verdadero astrólogo se ha empapado en todas las partes de la Ciencia: geogenia (hipótesis sobre la formación del globo), cosmogonía (sistemas de la formación del Universo), cosmografía (movimiento astronómico), cosmología (leyes generales que gobiernan el Cosmos), astrofísica (estudio físico de los mundos celestes), biología (ciencia de la vida de los cuerpos organizados), ontología (ciencia del ser en general), bioquímica (estudio de las reacciones que se efectúan en la intimidad de los tejidos orgánicos), astrosofía (estudio filosófico de los mundos celestes), etc.... En fin, el astrólogo digno de ese nombre -que son muy raros-, debe, por decirlo así, acumular los conocimientos del físico, del químico, del ingeniero, del médico y del filósofo; así, antiguamente ese título era el equivalente de "Sabio" en el sentido de Hombre de Ciencia versado igualmente en los Altos Estudios Espirituales.”

("Simbolismo Astral", págs 302-303, ob. cit.).

---------------------------------

Fin de la entrega 3 ...CONTINUARA...

« Cartas entre dos grandes 2

» Cartas entre dos grandes 4

Créditos: Octavio Machado
sistemagr@yahoo.com

Web: www.astroescuela.com

Este artículo pertenece a su autor y puede tener algunos derechos reservados.
Consulte con el autor para su publicación