Contacto
 Mi cuenta

Carta Natal online

Herramientas y recursos para el cálculo de la carta natal
Artículos de astrología » Las agujas de la Luna

Las agujas de la Luna

POR Adela Ferrer

Astrología árabe y astro-acupuntura china

Orientación geo-espacial

Llevo unos años dándole vueltas a la relación de la astrología con la orientación geo-espacial, bien sea la orientación del lugar en que se coloca una persona al entrar en un recinto, bien a la orientación ideal de la vivienda o bien la orientación geográfica de la ciudad o el país que más le conviene. En fin, del equilibrio entre el lugar que ocupamos y la posición de los planetas en ía tradicional.

Astrología china

A fuerza de repetir ejercicios astrológicos y de comprobar muchas veces la enorme importancia de la posición de la Luna, he procurado estudiar con detenimiento la astrología lunar e intentar sacarle provecho y sentido a la astrología más ancestral –nacida de la observación diaria del movimiento de la Luna- y que compartimos con todas las culturas, y particularmente las coincidencias de nuestra astrología “occidental”: la que proveniente de Grecia nos transmitieron los árabes, y la considerada rarísima astrología china:

Los 28 signos de la Luna, las Moradas Lunares.

Imaginemos que, en lugar de dividir el círculo en 12 porciones, que son los 12 meses que emplea el sol en atravesar todo el zodíaco, los doce signos zodiacales, lo dividimos en 28 partes, que son los días que tarda la Luna en dar toda la vuelta al zodíaco.

Los 28 signos de la Luna, las moradas lunares
Las moradas lunares

Y, ¿dónde ponemos los lindes, las fronteras, lo que los astrólogos llamamos cúspides para separar estas 28 porciones?

Pues, para empezar a marear, estas 28 porciones no son iguales, porque –al contrario de la velocidad de la tierra alrededor del Sol-, la velocidad de la Luna a nuestro alrededor no es uniforme.

Las divisiones se hacen partiendo de determinados grupitos de estrellas o asterismos fácilmente identificables por los que la Luna transita, que han venido a llamarse “Mansiones de la Luna”, como unos palacetes en el “campo de estrellas” que la Luna va visitando cada día del mes.

Luna y estrellas
Paisaje Luna y estrellas

Las divisiones se hacen partiendo de determinados grupitos de estrellas o asterismos Así que, para entender la astrología lunar, nos conviene empezar a colocar el cerebro en sideral, a visualizar una cúpula tachonada de estrellas, como un paraguas abierto sobre nuestras cabezas

Globo terrestre y globo celeste
Globo terrestre y bóveda celeste

Acostumbrémonos también a pensar que la Luna no hace su caminito por la eclíptica, sino que tiene unas desviaciones considerables a norte y sur de la banda zodiacal; cosa que le permite tener contacto “corporal” con más estrellas que el Sol o el resto de los planetas.

Recorrido de la Luna
Recorrido de la Luna

Muchos grandes maestros astrólogos, para simplificar, han preferido considerar las Moradas Lunares iguales entre sí y han dividido el zodiaco en 28 porciones iguales procurando que las estrellas que, desde la tradición se consideraban situadas ya en la cúspide o ya en el centro de cada Morada [tradicional], queden incluidas dentro de la misma Morada [en el sistema simplificado].

Alfonso X

Hay poca literatura acerca de las Moradas Lunares, gracias a la escuela de traductores Toledo de Alfonso X sabemos que el paso de la Luna por cada una de ellas se aprovechaba para la confección de talismanes mágicos o para operaciones alquímicas.

Siembra

Asimismo hay toda una serie de aforismos que indican si el día en el que la Luna se encuentra en tal o cual Morada es bueno para sembrar, podar, segar, recolectar, cortar la leña, repartir beneficios, huir, pedir favores a los superiores, regresar a casa, emprender un viaje, solicitar en amores, acudir al médico, celebrar un matrimonio, etcétera, cosa que algunos astrólogos tienen en consideración cuando hacen astrología eleccional.

También se pueden encontrar algunos aforismos acerca del destino o personalidad del nativo según la Morada en la que se hallaba la Luna en su nacimiento. Parece que también se tomaban en cuenta para hacer predicciones meteorológicas.

Además de todo lo dicho y gracias a un médico acupuntor, don Joaquín Simón, aprendí algo que los astro-acupuntores chinos saben y utilizan y que, desde hace años, también aplican muchos acupuntores españoles. Por tanto, lo que os voy a contar ahora no es ninguna novedad, al menos no lo es para los médicos, pero sí para muchos astrólogos.

Astro-acupuntura
Astroacupuntura

Para los astro-acupuntores, cada Morada Lunar, o mejor dicho, las estrellas que conforman cada Morada Lunar, rigen un determinado punto de acupuntura en el cuerpo humano, por aquello de la interrelación entre el macro y el micro cosmos.

Medio Cielo (en verde)
Medio Cielo (en verde)

Su teoría afirma que la Morada Lunar que contiene a la estrella más próxima a culminar –ya en el momento de la consulta, o en ya en el tema natal del paciente-, tiene una extraordinaria importancia en lo que al equilibrio y armonía de dicha persona se refiere, porque, al estar situada en la cúspide del Medio Cielo significa todo aquello que conocemos acerca de la Casa X

y que no duele repetir ahora: el Medio Cielo es una Casa angular que se iguala en importancia al Ascendente y que dirige el eje vertical de la carta: lo más elevado y, por eso mismo, el lugar donde confluyen las energías que se elevan con las que se abaten, es decir, el punto en el que toman contacto dos fuerzas complementarias: la que asciende y la que desciende.

Lo más elevado
Lo más elevado

Todo esto, que tiene miles de años de antigüedad, concuerda con las últimas tendencias psicológicas, como la bioenergética, según la cual hay una profunda relación entre la sensación de lo percibido por los sentidos, que mueve el área de los sentimientos en el campo de las emociones, y que ésta, a su vez, impresiona e impulsa al mundo del inconsciente.

Pensemos pues, en una rueda de factores energéticos en constante movimiento –como las fuerzas de gravitación universal- cuya tendencia natural es la de buscar el equilibrio.

Dicho equilibrio bioenergético gravita alrededor de un eje que armoniza las características personales –físicas, genéticas, de personalidad- y afirma a la persona en su propia identidad y la reorienta en el camino hacia su plenitud o destino.

Equilibrio bioenergético
Equilibrio bioenergético
Hacia el Medio Cielo

Pues según la teoría de J. Simón, la astro-acupuntura entiende que el Medio Cielo (ya el del instante en el que el paciente acude a consultar o ya el de una natividad) es el eje principal a partir del cual las fuerzas gravitatorias conectan el equilibrio del cosmos con el mundo sublunar, y, en consecuencia, el eje energético del paciente se inclina hacia el Medio cielo, que es el punto que le sintoniza con la fuente magnética que, proveniente del Gran Atractor, “tira” de los factores energéticos de la persona y la re-dirige hacia su destino, su realización personal y lo re-ordena con las fuerzas del Cosmos.

¿Qué es el Gran Atractor?:

La Tierra y el resto de los planetas del sistema solar se mueven alrededor del Sol atraídos por él; el Sol, junto con las estrellas de su zona, es atraído a su vez por la gravitación del centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea; la Vía Láctea, junto con su “Grupo local de Galaxias” se mueve a través del universo a una velocidad de unos 600 kilómetros por segundo, en ángulo con la dirección del grupo de galaxias de Virgo.

Vía Láctea
Vía Láctea

Para alcanzar la velocidad de 600 Km. /seg. que lleva todo nuestro Grupo Local de Galaxias, parece que el componente de atracción de todo el Grupo de Virgo –según las Leyes de Newton- es insuficiente. Como mucho, podría arrastrarnos a la mitad de esa velocidad.

Grupo Virgo
Grupo Virgo

Eso implica que más allá del Grupo de Virgo ha de haber, necesariamente, un “Gran Atractor” la masa más enorme que conocemos en el universo, para ser capaz de atraer a la Vía Láctea a esa velocidad desde tan lejos (unos 108 millones de años luz).

El Gran Atractor
El Gran Atractor

Situación del Gran AtractorNo se puede fotografiar con los modernos telescopios porque gran parte de esa misteriosa masa está situada por detrás del plano de nuestra Galaxia. Algunas teorías afirman que allí hay un conglomerado de millones de galaxias todas juntas, al que han llamado “muro de galaxias” y que aún, detrás de dicho muro hay “algo” que tiene aún más fuerza de atracción gravitatoria, probablemente un agregado de materia oscura que -ya fuera de mi capacidad de imaginación y copiando al pie de la letra lo que de esta masa dicen los astrofísicos, tendría ¡¡¡¡1016 masas solares!!!!-

Volviendo a lugares más accesibles a mi capacidad mental, al Medio Cielo natal y a la Morada Lunar que lo contiene, y ya en el terreno de lo práctico y cotidiano: imaginemos que alguien tiene en la Casa X a Tauro y a Venus domiciliado en ella y que desde la infancia demuestra tener unas excelentes cualidades para la pintura. Sin embargo, los padres de esta persona, -supongamos a Saturno en oposición en Escorpio- con la mejor de sus intenciones, le inclinaron hacia un camino profesional muy diferente, y ahí lo tenemos, con 40 años y dedicándose a un oficio que no le gratifica en absoluto.

Flujo bloqueado

No hay que ser psicólogo para intuir que, tarde o temprano, y dependiendo del grado de insatisfacción que le produzca el trabajo que desempeña, que no se corresponde en absoluto con su don natural ni con su destino, le provocará alguna tensión, algún conflicto de identidad, de preguntarse uno quién soy y qué hago aquí, y que, caso de que no se lo pregunte, su desarmonía con respecto a sí mismo y al mundo provocará que sus defensas estén más bajas y que sea más vulnerable a las enfermedades.

Pues en ese momento es cuando entra en acción nuestro astro-acupuntor, quien, al ver llegar al paciente con un dolor... supongamos que de garganta o de riñón -por seguir con el ejemplo y buscar una de las formas en las que se manifestaría una Venus en Tauro ofendida por Saturno.- lo primero que haría, sería atender a restablecer el flujo energético bloqueado, poniéndole agujas en los puntos de los meridianos que considerase oportunos, y además... le pondría agujas en el punto de acupuntura que en China se relaciona energéticamente con las estrellas de la Morada Lunar que ocupan el Medio Cielo de este supuesto e imaginario paciente.

Con ello, conseguirá que la madeja de energías sensación-emoción-inconsciente, se reubique en la dirección correcta, alinéandola con el eje de gravitación que le armoniza y le conecta con el universo y que le hace sentirse en su lugar, en plenitud con su yo y su destino.

 

Hombre de Vitruvio
Hombre de Vitruvio

Tras un estudio realizado en 1997, con personas sanas, y publicado en la Revista núm. 148 de Medicina Tradicional, las conclusiones a las que llegó el doctor Simón, fueron las siguientes: “que se habían producido cambios favorables en todos los casos y que los cambios fueron más evidentes en las personas más jóvenes, más intensos en quienes habían recibido más sesiones y/o en los que se hizo coincidir el M.C. del momento de la terapia con el de su carta natal. La personalidad de cada paciente se ha centrado, definido, reafirmado y fortalecido en el 100% de los casos. Mejora la alegría, la adaptación, la comunicación y la interrelación con el medio. Desaparecen o mejoran las inhibiciones. Disminuye la superficialidad y el infantilismo. El código moral de referencia se hace más propio. Mejoran las relaciones familiares. Aparece y/o mejora el contacto con lo celeste.”

A partir de este estudio, me dispuse a comparar las mansiones lunares chinas con las árabes y vi que hay algunas diferencias:

A) En la extensión en grados zodiacales de algunas Moradas.

Moradas lunares de diferente extensión
Moradas lunares de diferente extensión

B) Al menos en dos ocasiones, los chinos atribuyen una estrella concreta a una Mansión diferente a la que nosotros le atribuímos consideramos.

Algunas estrellas cambian de mansión
Algunas estrellas cambian de mansión
Gajos en la esfera

C) La diferencia principal es que, así como para nuestro modo de ver el cielo no nos salimos mucho de la banda zodiacal, los chinos lo ven como unos gajos de naranja que en el sentido de los meridianos celestes parten del Polo norte y abrazan toda la esfera hasta el Polo sur, de tal modo que en una morada lunar caben estrellas de la Osa Mayor o de la Cruz del Sur que jamás podrán ser tocadas “corporalmente” por la Luna.

Aunque lo que más sugerente es una rara coincidencia: el área física en la que se sitúa el punto de acupuntura en el sistema chino, está relacionada bien con el nombre de la Mansión árabe, bien con la forma en quelos occidentales representamos la constelación en el cielo, bien con el nombre de alguna de sus estrellas o bien con la descripción que de ellas hace de Alfonso X; y como esto sucede en 23 ocasiones, de un total de 28, parece buena ocasión de plantearse el aforismo de Platón, según el cual, el conocimiento de la palabra conduce al conocimiento de la cosa.

Para comprender de qué forma las he ido relacionando, pondré dos ejemplos:

MORADA XVIII “EL CORAZÓN” Los árabes la llaman igual: Kalb el akraab, el corazón del escorpión. Ocupa el espacio comprendido por las estrellas Antares, Sigma y Ro Escorpi. El resonador está en la 5ª intercostal, por la espalda, el punto exacto donde una puñalada atravesaría el corazón.

El corazón de Escorpio
El corazón, Escorpio

Hay muchas otras tan evidentes, pero entre las que he considerado “relacionadas”, también hay ejemplos cuya vinculación es muy discutible, por ejemplo:

La Morada XX “LAS RIENDAS” Llamada por los árabes Al Nash comprende las estrellas: Al Nasl, Kaus Media, Kaus Austral y Beta Telescopium. En el libro de la Octava esfera de Alfonso X se describe esta zona del cielo como “Los estrucios”, es decir, un grupo de avestruces. Hay que echarle imaginación y pensar en las patas de los avestruces para relacionar sus poderosos muslos con el punto acupuntural que está en el lado interno del muslo. O fijarse en la parte interna de la pata delantera izquierda del sagitario.

Los estrucios

En el caso de que se pudiera demostrar que, efectivamente, hay un vínculo entre la forma o el nombre que le damos en occidente y la función de acupuntura que se ha usado en oriente, se me ocurre una fantasiosa idea para explicarlo:

- Que la astrología lunar fue universal en un momento de la historia de la humanidad. Y, con mayor probabilidad, que esto sucediera en sociedades matriarcales.

- Que todos los que compartían esa medida del cielo sabían utilizarla para la curación o re-equilibrio de los pacientes; para asuntos mágicos o religiosos –confección de talismanes, por ejemplo-; así como para elecciones prácticas como las referidas a la agricultura.

- Que, con el fin de la cultura matriarcal, los distintos pueblos, por su idiosincrasia o necesidades, conservaran aquello que más y mejor habían desarrollado: por ejemplo, los chinos, la medicina y los europeos, las elecciones para la cultura agrícola.

Pero que en Europa, a pesar de “perderse” la tradición médica, se transmitiese vía mitos y formas de las constelaciones, una “clave”, una regla mnemotécnica de por dónde estaba el punto energético en el cuerpo humano relacionado con esa estrella o esa morada.

Esta es la aventurada conclusión, que propongo sólo como una hipótesis.

Cultura matriarcal
Cultura matricial

A continuación, las 28 moradas celestes -a la occidental- junto con el punto de astro-acupuntura chino.

 

MORADA I, “LA CORNAMENTA” Los árabes la llaman SHERATAN: “El cangrejo” Estrellas: De Mesartim a Menkar, contiene a Sheratan y Hamal.

Resonador: DU 3 “Yàoyángguàn”: En la espalda inferior y en la línea media posterior, en la depresión ubicada debajo de la apófisis espinosa de la cuarta vértebra lumbar.

Morada I: La cornamenta
Morada I: La cornamenta

MORADA II, “EL VIENTRE” Los árabes la llaman BOTEIN: “El vientre del carnero”

Estrellas: 33, 35, 39 y 41 de Aries; de Menkar a las Pléyades, contiene la constelación de Perseo y la estrella Algol.

Resonador: BL 21 “Wèishu”: en al espalda, por debajo de la apófisis espinosa de la duodécima vértebra torácica, a 1,5 cun lateral de la línea media posterior.

Morada II: El vientre
Morada II: El vientre

MORADA III, “LAS LLUVIAS” Los árabes la llaman AL THURAYYA

Estrellas: el asterismo de las Pléyades. Sobre ellas, aparece el pie de Perseo, con una estrella en el mismo punto de acupuntura

Resonador: KI 7 Fùliu: En el lado interno de la pierna, a 2 cun directamente por encima del punto taixi (KI 3), anterior al tendón de Aquiles.

Morada III: Las lluvias
Morada III: Las lluvias

MORADA IV, “EL OJO” Los árabes la llaman LAS HYADES o EL OJO (Puesto que ellos añaden la estrella Aldebarán, el ojo del toro).

Estrellas: las 8 de las Híades

Resonador: Punto fuera de canal, situado a medio sun de DU 7; éste último en la espalda y en la línea media posterior, en la depresión ubicada debajo de la apófisis espinosa de la décima vértebra torácica.

Morada IV: El ojo
Morada IV: El ojo

MORADA V, “LA BLANCA”, Los árabes la llaman ORIÓN o LA BLANCA

Estrellas: En un estrecho margen, desde Meissa hacia el N. “La blanca” es la estrella de la pierna del Auriga.

Resonador: GB 38 Yángfu: En la parte lateral de la pierna, a 4 cun por encima de la punta del maléolo externo, ligeramente anterior al borde anterior del peroné.

Morada V: La blanca
Morada V: La blanca

MORADA VI “EL SALUDO” Los árabes la llaman “LA LLEGADA DE LA RAMA”, la estrella Rigel, que pertenece a esta mansión se llama en árabe “Reyél el Gaúza”, que significa “el pie del gigante”

Estrellas: Alnitac, Alnilam, Mintaca, Betelgeuse, Bellatrix y Rigel.

Resonador: BL 61 Púcàn: En la parte lateral del pie, postero inferior al maléolo externo, directamente por debajo del punto kunlun (BL 60), lateralmente al calcáneo, en la unión de la piel roja y blanca.

Morada VI: El saludo
Morada VI: El saludo

MORADA VII, “LOS GEMELOS”, Los árabes la llaman “LA RAMA”

Estrellas: Tejat, Al Dirah y Mebsuta, cuyo nombre es transcripción exacta de Mebsúta, que significa “la extendida”, esta estrella está situada en la figura que tiene el brazo izquierdo extendido.

Resonador: SJ 10 Tianjing: en la parte lateral del brazo superior, en la depresión que está a 1 cun próximo a la punta del olécranon cuando se flexiona el codo.

Morada VII: Los gemelos
Morada VII: Los gemelos

MORADA VIII “EL PESEBRE” Los árabes la llaman AL NACRA o EL PESEBRE; la palabra al-nacra, significa “desata”. Además, los árabes añaden a esta morada la alfa de Cáncer, Acubens, cuyo nombre deriva de “Al Zubanah”, que literalmente significalas pinzas

Estrellas: el cúmulo estelar del Pesebre o M44 de Cáncer.

Resonador: LU 11 Shàoshang: en el lado radial del segmento distal del dedo gordo, a 0,1 cun del ángulo de la uña. El pulgar es el dedo que hace pinza.

Morada VIII: El pesebre
Morada VIII: El pesebre

MORADA IX “LA MIRADA” Los árabes la llaman a esta morada COR HIDRAE, el corazón de la Hidra

Estrellas: las de la Hidra y hacia el N. hasta las Tanias; aquí se forma la imaginaria cabeza de la Hidra. Como si fuera la cabecita de la kundalini comenzando a elevarse desde el pubis.

Resonador: RN 2; Qugu: en el abdomen inferior y en la línea media anterior, en el punto medio del borde superior de la sínfisis pubiana.

Morada IX: La mirada
Morada IX: La mirada

MORADA X “LA FRENTE”. Los árabes la llaman “LA FRENTE DEL LEÓN”

Estrellas: Desde Alfard de la Hidra a Régulus de Leo.

Resonador: DU 23 Shàngxing, en la cabeza, a 1 cun directamente por encima del punto medio de la línea anterior del pelo.

Morada X: La frente
Morada X: La frente

MORADA XI “LOS RIÑONES” Los árabes la llaman LOS RIÑONES o LA CRIN DEL LEÓN

Estrellas: de Régulus a Alkes; hacia el N., entre Merak y Dhube, de la osa, y también la estrella Ni de la Hidra.

Resonador: LR 5 Ligou, en el lado interno de la pierna, a 5 cun por encima de la punta del maléolo interno, en la línea media de la superficie interna de la tibia.

Morada XI: Los riñones
Morada XI: Los riñones

MORADA XII “LA COLA” Los árabes la llaman AL SARFAH (el transformador del tiempo)

Estrellas. Las de la Copa Alkes, la ómicron Crateris sería la más septentrional de la boca de la copa; hacia el N. comprende todo el “carrito” de la osa.

Resonador DU 27 Duiduan: en la cara, en el tubérculo labial del labio superior, en el borde bermellón entre el filtro y el labio superior.

Morada XII: La copa
Morada XII: La copa

MORADA XIII “LAS ALAS” Los árabes la llaman EL PERRO LADRADOR

Estrellas: las del Cuervo: Al Chiba, Kraz, Algorab, Gienah, hasta Spica; hacia el N. contiene Canes Venatici y Coma Berenice.

Resonador: ST 6 Jiáche en la mejilla, un dedo (dedo medio) transversalmente antero superior al ángulo de la mandíbula, en la depresión donde es prominente el músculo masetero. (el lugar que hay que mover para imitar un graznido o ladrido)

Morada VIII: Las alas
Morada XIII: Las alas

MORADA XIV LA ESPIGA. Los árabes la llaman AL SIMAC (el hombre sin armas)

Estrellas: De Spica hasta Syrma y Arturo; hacia el N., las dos últimas de la cola de la osa (de Alcor a Alcaid.)

Resonador: SJ 20; Jiaosun, en la cabeza, arriba del ápice e la oreja en la línea del cabello.

Morada XIV: La espiga
Morada XIV: La espiga

MORADA XV “EL VELO” o “LA COBERTERA” Los árabes la llaman LA COBERTERA o EL VELO DE ISIS

Estrellas: Syrma, junto a la Iota y la Fi de Virgo, conforman entre ellas una supuesta falda o velo que cubre los genitales de la mujer, contiene a Izar.

Resonador: GB 18 Chénglíng; En la cabeza, a 4 cun por encima de la línea anterior del pelo y a 2, 25 cun lateral de la línea media de la cabeza. El velo que cubre la cabeza.

Morada XV: El velo de Isis
Morada XV: El velo de Isis

MORADA XVI “LA GRAPA” Los árabes la llaman AZUBENE y sus límites corresponden –más o menos- al imaginario platillo izquierdo de la balanza celeste.

Estrellas: De Kiffa austral (Zubenalgennubi) a Dschubba; pasa hacia el N. entre las dos Yed y contiene la Cabeza de la serpiente y toda la Corona Boreal. Zubenalgennubi significa “las garras del escorpión”

Resonador: SP 3 Tàibái: en el borde interno del pie, en l depresión de la unión de la piel roja y blanca, posteroinferior a la primera articulación metatarso falángica. El lugar de donde saldría una garra

Morada XVI: La grapa
Morada XVI: La grapa

MORADA XVII “LA CORONA” Los árabes la llaman LA CORONA o EL COLLAR

Estrellas: Dschubba, Graffias y la Pi Escorpi éstas forman el haz delantero del escorpión formando un collar o corona.

Resonador: ST 14 En el pecho, en el primer espacio intercostal, a 4 cun lateral desde la línea media anterior. En el escote, lugar para el collar

Morada XVII: La corona
Morada XVII: La corona

MORADA XVIII “EL CORAZÓN” Los árabes la llaman KALB EL AKRAB: El corazón del escorpión.

Estrellas: Antares, Sigma y Ro Escorpi.

Resonador: BL 15 Juéyïnshu: en la espalda, por debajo de la apófisis espinosa de la quinta vértebra torácica, a 1,5 cun lateral de la línea media posterior. El punto del corazón por la espalda

Morada XVIII: El corazón
Morada XVIII: El corazón

MORADA XIX “EL AGUIJÓN” Los árabes la llaman ALSHAULA, “La uña” o “el dardo” (del escorpión)

Estrellas: Mi Escorpi, Wei, Lesath y Shaula (hacia el N. contiene toda la cabeza del dragón (Grumium y Eltanin)

Resonador: RN 15 Jiuwei: En el abdomen superior y en la línea media anterior, a 1 cun por debajo de la sincondriosis xifisternal. El esternón como “punta” o “uña” de las costillas y su similitud con la figura del escorpión celeste

Morada XIX: El aguijón
Morada XIX: El aguijón

MORADA XX “LAS RIENDAS” Los árabes la Llaman AL NASH. En el libro de Alfonso X se describe esta zona del cielo como “Los estrucios”, es decir, un grupo de avestruces)

Estrellas: Al Nasl, Kaus Media, Kaus Austral y Beta Telescopium

Resonador: SP 11 Jimén: En el lado interno del muslo y en la línea que une los puntos xuehai (SP 10) y chongmen (SP 12), a 6 cun por encima del punto xuehai (SP 10), Los muslos de los avestruces.

Morada XX: Las riendas
Morada XX: Las riendas

MORADA XXI “LA CIUDAD” Los árabes la llaman CAÏDAT

Estrellas: De Kaus austral a Giedi; comprende Fi Sag, Kaus Boreal, Lamda Sagitarii y Polis. Hacia el N. comprendería toda la constelación del Águila.

Resonador: GB 41 Zúlíqì: en la parte lateral del dorso del pie, posterior a la cuarta articulación metatarsofalángica, en la depresión lateral del tendón del músculo extensor del dedo meñique.Una estrella en cada pie de Antinoo, raptado por el águila.

Morada XXI: La ciudad
Morada XXI: La ciudad

MORADA XXII EL PASTOR Los árabes la llaman SAD AL DABIH “La fortuna del pastor” o “las degolladoras”

Estrellas: De Giedi a Gienah (Capri) y de Sard a Deneb (Cignus) comprende: Dabih y Ni Capri –forman la boca del carnero- Oculus, Ro Capri y Omega Capri esta última en las patas del animal

Resonador: ST 41 Jiexi: en al depresión central del pliegue entre el dorso del pie y la pierna, entre los tendones del músculo extensor largo del dedo gordo del pie y el músculo extensor largo digital.

Morada XXII: El pastor
Morada XXII: El pastor

MORADA XXIII “EL GLOTÓN” Los árabes la llaman SAD AL BULA “la ventura del que engulle”

Estrellas Albali y My de Acuario

Resonador: BL 2: Cuánzhú: en al cara, en la depresión del extremo interno de la ceja, en el agujero supraorbitaria.

En el mismo meridiano de Albali, se encuentra la estrella Albireo, en el ojo del cisne-. Por el sur, Fomalhaut, el ojo del pez.

Morada XXIII: El glotón
Morada XXIII: El glotón

MORADA XXIV “LA AFORTUNADA” Los árabes la llaman SAD EL MUÇ “la Ventura de las venturas” o “El afortunado de los afortunados”

Estrellas: Sadalsuud y aledañas. Alfonso X se refiere a una estrella de esta mansión así: “la cinquena, en el espinazo...

Resonador: ST 37 Shàngjùxu: en el lado antero lateral de la pierna, a 6 cun por debajo del punto dubi ST 35, un dedo (dedo medio) transversal hacia afuera del borde anterior de la tibia. Similitud fonética entre espinilla y espinazo

Morada XXIV: La afortunada
Morada XXIV: La afortunada

MORADA XXV “LA VENTURA” Los árabes la llaman ÇAD ALHABRA; “La ventura de las tiendas”

Estrellas: Sadalmelik, Enif, Fi Pegaso: Baham y también Deneb Algedi. Alfonso X dice: En el brazo derecho del aguador...

Resonador: SJ 11 Qinglengyuan: con el codo flexionado, en la parte lateral del brazo superior, a 2 cun por encima de la punta del olécranon y a 1 cun por encima del punto tianjing (SJ 10)

Morada XXV: La ventura
Morada XXV: La ventura

MORADA XXVI “EL PEZ” Los árabes la llaman ALIOTH GENUBI: el pez austral

Estrellas: Markab (Pegaso) llamada “la silla de montar” Scheat Pegasi, Matar y My y Lambda de Pegaso.

Resonador BL 52 Zhìshì En la espalda inferior, por debajo de la apófisis espinosa de a segunda vértebra lumbar, a 3 cun lateral de la línea media posterior. En el lugar del lomo donde jugando a los caballitos, un niño montaría.

Morada XXVI: El pez
Morada XXVI: El pez

MORADA XXVII “EL AGUJERO” Los árabes la llaman igual.

Estrellas: Algenib, el ala del Pegaso, Alpheratz de Andrómeda.

Resonador LI 14 Bìnào: en la parte lateral del brazo, en la inserción del músculo deltoides y en la línea que une los puntos quchi (LI 11) y jianyu (LI 15), a 7 cun por encima del punto quchi (LI 11), la inserción del deltoides es el lugar donde imaginamos les nacen las alas a los ángeles.

Morada XXVII: El agujero
Morada XXVII: El agujero

MORADA XXVIII “LA LAZADA” Los árabes la llaman. BATH AL HUT, el vientre del pez

Estrellas: Mirach y 6 estrellas más de Andrómeda; Mirach significa riñón y forma parte de la faja de Andrómeda, a la altura de la supuesta cintura de la mujer.

Resonador: GB 28, Wéidao: en la parte lateral del abdomen, antero inferior a la espina ilíaca antero superior, a 0, 5 cun antero inferior del punto WUSHU (GB 27) En el vientre, donde las fosas ilíacas.

Morada XXVIII: La lazada
Morada XXVIII: La lazada

Actualmente, por la precesión de los equinoccios, estos son los grados zodiacales que –aproximadamente- ocupan las Moradas lunares. Se incluye el punto de acupuntura que corresponde.

En los casos en los que encontremos el M.C. en el límite de las cúspides propuestas, al ser éstas aproximadas, conviene buscar la extrella más próxima al M.C. y comprobar a qué Morada Lunar pertenece: dicha Morada será la que nos de la clave del punto acupuntural resonador.

MORADA LUNAR POSICIÓN ZODIACAL RESONADOR

ACTUAL

I “LA CORNAMENTA” De 8 a 20 Tauro DU 3 “Yàoyángguàn”
II “EL VIENTRE” De 21 a 29 Tauro BL 21 “Wèishu”
III “LAS LLUVIAS” De 0 a 10 Géminis KI 7 “Fùliu”
IV “EL OJO” De 11 a 24 Géminis Punto fuera de canal, a medio sun de DU 7
V “LA BLANCA” De 25 Gém. a 6 Cáncer GB 38 “Yángfu”
VI “EL SALUDO” De 7 a 20 Cáncer BL 61 “Púcàn”
VII, “LOS GEMELOS” De 21 Cán. a 6 Leo SJ 10 “Tianjing”
VIII “EL PESEBRE” De 7 a 18 de Leo LU 11 “ Shàoshang”
IX “LA MIRADA” De 19 a 28 Leo RN 2 “Qugu”
X “LA FRENTE” De 29 Leo a 11 Virgo DU 23 “Shàngxing”
XI “LOS RIÑONES” De 12 a 24 Virgo LR 5 “Ligou”
XII “LA COLA” De 25 Virgo a 9 Libra DU 27 “Duiduan”
XIII “LAS ALAS” De 10 a 22 Libra ST 6 “Jiáche”
XIV LA ESPIGA De 23 Libra a 7 Escorpi SJ 20 “ Jiaosun”
XV “EL VELO” De 8 a 23 Escorpio GB 18 “Chénglíng”
XVI “LA GRAPA” De 24 Esc. a 2 Sagitario SP 3 “Tàibái”
>XVII “LA CORONA” De3 a 9 Sagitario ST 14 “Kùfáng”
XVIII “EL CORAZÓN” De 10 a 23 Sagitario BL 15 “Juéyïnshu”
XIX “EL AGUIJÓN” De 24 Sagi a 5 Capri RN 15 “ Jiuwei”
XX “LAS RIENDAS” De 6 a 14 Capri SP 11 “Jimén”
XXI “LA CIUDAD” De 15 Capri a 3 Acuario GB 41 “Zúlíqì”
XXII “EL PASTOR” De 4 a 12 Acuario ST 41 “Jiexi”
XXIII “EL GLOTÓN” De 13 a 25 Acuario BL 2 “ Cuánzhú”
XXIV“AFORTUNADA” De 26 Acuario a 10 Pis ST 37 “Shàngjùxu”
XXV “LA VENTURA” De 11 a 28 Piscis SJ 11 “Qinglengyuan”
XXVI “EL PEZ” De 29 Piscis a 14 Ari BL 52 “ Zhìshì”
XXVII “EL AGUJERO” De 15 a 26 Aries LI 14 “Bìnào”
XXVIII “LA LAZADA” De 27Aries a 7 Tauro GB 28 “Wéidao”

 

Autor: Adela Ferrer
adela@adelaferrer.es

Web: http://www.adelaferrer.es

Este artículo pertenece a su autor y puede tener algunos derechos reservados.
Consulte con el autor para su publicación